•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rica
Los presidentes de Centroamérica cerraron “filas” para que la Unión Europea (UE) respete la institucionalidad interna de cada país, y que la negociación de cara a un acuerdo de asociación comercial, se base en “respeto mutuo, reciprocidad y el interés común”.

De igual forma, decidieron plantear a los europeos la necesidad de que el acuerdo esté listo en el primer semestre de 2009. Mostraron, además, su satisfacción de que el istmo podría ser el primero en la región latinoamericana en firmar un acuerdo comercial con la comunidad europea.

Tras varias horas de reunión privada, los mandatarios Óscar Arias, de Costa Rica; Elías Antonio Saca, de El Salvador; Álvaro Colom, de Guatemala; Daniel Ortega, de Nicaragua, y Manuel Zelaya, de Honduras, en una declaración conjunta expresaron su satisfacción por los avances que se han logrado en las dos primeras rondas de negociación.


Temas de interés común
Asimismo, que los temas de interés para el istmo son: financiamiento para el desarrollo, migración, medio ambiente, seguridad ciudadana y creación de un fondo crediticio regional para la reducción de la pobreza.

También es de importancia para la región que las partes cumplan los compromisos para la no proliferación de armas de destrucción masiva, la lucha contra el terrorismo y castigar los crímenes más graves, entre otros aspectos.

“Ha sido una reunión breve, pero productiva. Hemos uniformado criterios de los temas que están en la mesa de negociación, planteados por la UE, pero también los temas que le interesan a los centroamericanos”, dijo el anfitrión Oscar Arias.

Por su parte, el presidente salvadoreño, Antonio Saca, mencionó que el comunicado conjunto “refleja el sentir y pensar de todos los pueblos de Centroamérica”.

Reiteró que se ha consolidado una posición del área frente a Europa, en particular que los europeos respeten el orden institucional de cada país, es decir, que no los obliguen a firmar o pertenecer a organismos que las constituciones de cada nación no se los permiten.

Señaló como ejemplo que El Salvador no está ni será obligado a ratificar la Corte Penal Internacional. “Los países tenemos realidades locales diferentes y se tienen que respetar”, indicó Saca.

En ese sentido, el presidente Ortega coincidió en que para cualquier negociación con región o país se tiene que partir del respeto al orden interno de los países, por lo que pidió “respeto a los europeos” en los asuntos de cada nación.

“Esperamos que la ronda de El Salvador no venga arrastrando temas condicionantes, que sean acuerdos comerciales justos, que haya asimetría respeto de cada país”, expuso Ortega.

Agregó que para la región se está presentando un momento extraordinario y que en vez de llamarse un Tratado de Libre Comercio con Europa, se debería denominar “Tratado de Comercio Justo”. Adujo que una de las metas del equipo negociador de Nicaragua para la tercera ronda que se efectuará en El Salvador, es que los diferentes sectores productivos, trabajadores y empresarios “no estén en un cuarto de al lado”, sino que se integren como grupos de consulta y de consenso para las delegaciones de cada país.

La pena de muerte
En otro aspecto, los mandatarios decidieron solidarizarse con su homólogo de Guatemala, Álvaro Colom, en la decisión que vaya asumir el país respecto de la pena de muerte.

“Se ha pedido a los países la abolición de la pena de muerte y nos hemos solidarizado con la decisión que tome Guatemala, dentro del concepto del respeto interno de cada país. Además del convencimiento de actuar en bloque frente a cualquier tipo de negociación, y que cada país se da el derecho de reconocer o pertenecer a un organismo”, acotó el presidente hondureño, Manuel Zelaya.