•   SAN CARLOS/RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

La Procuraduría General de la República en Río San Juan investiga la denuncia sobre una red de guardabosques que aparentemente se coludieron con los depredadores de la Reserva Indio Maíz, donde habrían extendido unos 35 permisos de aprovechamiento forestal y facilitado medios para el despale y el saqueo de recursos acuáticos.

El delegado departamental de la PGR, José Ramón Gutiérrez, confirmó la investigación que realizan sobre la denuncia, y aseguró que una comisión especial en la que participó un especialista en temas ambientales de la Dirección de Investigaciones Económicas de la Policía Nacional, viajó con ese objetivo la semana pasada hacia San Juan de Nicaragua.

El funcionario de la PGR dijo que por tratarse de una investigación inicial no podía brindar detalles, no obstante, EL NUEVO DIARIO conoció que el vicetitular del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), Roberto Araquistain, ordenó la salida de la zona de la Reserva y de San Juan de Nicaragua, de los guardabosques Adán Borge, Luis Argüello y Epifanio Cabrera, a quienes señalan de ser parte de esa red que el pasado año fue denunciada por el Gobierno Territorial Rama Kriol.

El delegado departamental del Marena, Omar Brenes, que fue nombrado por la ministra Juanita Ageñal, después del deceso de Gabriel Aguirre Marín, debió conocer y de controlar la actuación de los guardabosques, pero la institución parece estar acéfala, porque el funcionario permanece en Boca de Sábalos-El Castillo, donde fue designado por el partido de gobierno para misiones de la campaña electoral. Según algunos trabajadores, quien está al frente del Marena es el técnico Omar Rodríguez.

Invasión y carrileo en la reserva
La voluntad del Presidente de la República de proteger y de preservar la gran Reserva Indio Maíz parece no cumplirse, pues END ha recibido denuncias sobre la incursión de una cantidad no precisada de familias, por la zona de El Paraíso de Aguas Zarcas, Nueva Guinea, que han carrilado unas 1,500 manzanas en área de la Reserva.

Guardabosques “extendía” permisos
En las indagaciones hechas por END, obtuvimos copia de uno de los permisos extendidos por el guardabosques Adán Benedicto Borge a Luis Emilio Reyes, alias “Tarzán”, para el aprovechamiento forestal de 1,800 pies en Fish Creek, parte de la zona intangible de la Reserva Indio Maíz, donde no es permitida esa actividad. Además, ningún guardabosque tiene la autoridad de otorgar permisos.

También conocimos que a raíz de la denuncia presentada el pasado año ante la titular del Marena por los directivos del Gobierno Rama Kriol: Santiago Thomas, Alicia McRea, Nazario Martínez y Aldrick  Beckford, una comisión departamental en la que participaron el Marena y la Policía Nacional, realizó una inspección in situ, constatando la tala y el aprovechamiento del recurso forestal en el caño de Pampi, en Caño Negro y en Fish Creek.

En la misma inspección, detectaron presencia de pescadores y cazadores en el corazón de la Reserva Biológica Indio Maíz, entre ellos guardabosques voluntarios, que usaban perros y armas de cacería, a quienes les ocuparon tortugas e iguanas. También pescaban el camarón de río, sacrificaban los chanchos de monte y cuajipales para vender, igual que otros recursos, en Costa Rica.

Denuncian cobros
Según los directivos multiétnicos, al reclamar los derechos que les confiere el título de propiedad que les dio el presidente de la República el 5 de junio de 2010, el guardabosque Adán Borge reconoció que había enviado a ocho familias a Caño Negro como voluntarios, sin embargo, los lugareños aseguraron que les cobraba 1,500 córdobas para darles el permiso de cortar madera, justificando que la mitad era para el Gobierno Rama Kriol, lo cual es falso.

En su denuncia, consideran grave ese hecho, porque “las ocho familias provenientes de Torswauni y de San Carlos están despalando, pescando camarón de río, matado los guaris y los monos congos, los cuajipales, y llevándolos a vender a Costa Rica”.