•   SAN CARLOS/RIO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Un equipo de especialistas de la Dirección de Investigaciones Económicas de la Policía Nacional de la sede central en Managua, en conjunto con la delegación policial de Río San Juan, allanaron las viviendas de exempleadas del Registro Público de la propiedad Inmueble y Mercantil  de Río San Juan, así como los bufetes de varios abogados y ocuparon protocolos porque supuestamente están involucrados en la red que operaba en esa institución.

La investigación de “los azules” de la DIE de la Policía Nacional se produce después de conocerse los resultados preliminares de una auditoría practicada por una comisión especial ordenada por la presidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrada Alba Luz Ramos, que en su etapa inicial arrojó supuestos actos de corrupción en el Registro bajo el mando de Manuel de Jesús Reyes y su equipo de trabajo.

Las indagaciones preliminares,  de acuerdo con declaraciones del Procurador Departamental de Justicia, José Ramón Gutiérrez,  involucra, además del personal del Registro, a una red de abogados por presunta falsificación de firmas, sello, la inscripción de transmisión de propiedades en áreas protegidas en manos de costarricenses o testaferros y la defraudación tributaria y posiblemente crimen organizado por vínculos de esas propiedades con el narcotráfico.

Desfalco de 130 mil córdobas mensuales

Aunque al momento la PGR y la Policía Económica actúan con sigilo y sus representantes no dan declaraciones por la situación delicada del caso, extraoficialmente conocimos que en dos meses y medio auditoriados en el Registro riosanjuaneño, la auditoría habría arrojado un desfalco de un poco mas de 130 mil córdobas mensuales, lo que sumando esa cantidad desde 2009 significaría más de tres millones de córdobas.

Ese desfalco económico excluye la evasión del físco en la Dirección General de Ingresos, que de acuerdo con nuestras fuentes, al momento no se puede precisar.

En el marco de las investigaciones de la DIE, a partir del atardecer del pasado miércoles se produjo el allanamiento del bufete del abogado Fidelmo Ricardo Gutiérrez Romero y también de su esposa la notaria María Esperanza Latino, cuando ambos se encontraban fuera de la ciudad.

El jueves continuaron los operativos ordenados por la juez penal de audiencia, Sandra D’Leo donde habitaba el Registrador Manuel de Jesús Reyes, en el bufete del abogado Francisco Obando y las exempleadas del registro: Marjery Murillo, Adela García. Karla Romero y Marlene Romero. Sólo a esta última los investigadores la llevaron retenida tras realizar el cateo para ser interrogada, el resto de mencionados no se encontraban en sus viviendas.

Producto de los allanamientos fueron ocupados protocolos de los abogados y CPU y en las viviendas de las ex trabajadoras y familiares, la Policía requisó documentos correspondientes al Registro Publico de la Propiedad.

A pesar de que en las denuncias realizadas por los usuarios y las financieras sobre la falsificación de firmas y escaneo del sello, entre los allegados al Registro se maneja que años atrás una de las funcionarias dio por perdido un sello y se sospecha que es el que estarían utilizando, a la par del Registrador para realizar los actos de corrupción, pero  desconoce si la Policía ha dado con el paradero del mismo.

Abogados enardecidos

El abogado Francisco Obando, quien no se encontraba en su bufete reaccionó enardecido y protestó el allanamiento por la forma que lo hicieron, “nos hubieran llamado y no habría problemas para revisar o aclarar cualquier duda, pero se me llevaron los protocolos desde el 2005 y eso no lo pueden hacer, el protocolo es intrínseco como el cuerpo del abogado”, apuntó.

“Están en una cacería de brujas, ellos saben quién es el culpable de lo que ha ocurrido en el Registro”, afirmó.

Por su parte, el abogado Ricardo Gutiérrez consideró la actuación como una arbitrariedad, “que no nos juzguen por las responsabilidades que le compete al Registrador, es su problema lo que inscribió y no tienen que violentar nuestros derechos y nuestro ejercicio profesional”, apuntó.