•  |
  •  |

El trámite para realizar la adopción de un niño se reducirá de tres años a cinco meses, aseguró Marcia Ramírez, titular del Ministerio de la Familia, Mifamilia, debido a la firma del Protocolo de agilización de adopción entre esta institución, el Consejo Supremo Electoral y Corte Suprema de Justicia, instituciones que intervienen en el proceso.

El Protocolo comprende la agilización del asentamiento en el Registro Civil de las personas, la declaratoria de total desamparo en Mifamilia, y, finalmente, la legalización de la adopción del menor en los Juzgados de Familia.

Según Ramírez, este protocolo reducirá la burocracia en las instancias implicadas para que el niño pueda gozar pronto de una nueva familia, sin dejar a un lado la rigurosidad del procedimiento.

“El procedimiento era demasiado lento, engorroso, burocrático, y decidimos hacer uno conservando el rigor que se requiere por ser un tema tan delicado, pero al mismo tiempo lo más expedito posible”, dijo la ministra.

Nueva medida de hogar sustituto
En el protocolo se establecen plazos para cada momento procesal y una medida transitoria que se llama hogar sustituto vía adopción, la que permitirá que los futuros padres estén con el menor, mientras realizan el papeleo formal.

“Si hay familia adoptiva en espera y ya tiene la declaratoria de idoneidad, es decir, que ya fue estudiada, se le coloca (al menor) en ese mismo momento con la medida transitoria, con la certeza de que se quedará con ella”, refirió la funcionaria.

En lo que va del año, según Ramírez, se han realizado 52 adopciones, cifra que se considera record, porque en los últimos 17 años los gobiernos no han llegado ni a 50 adopciones anuales.

“Cuando un niño llega a joven dentro de un centro, ahí se queda, porque nadie adopta a un joven, por eso nos alarmamos y nos pusimos a trabajar en este protocolo”, dijo Ramírez.

Según la funcionaria, a la fecha hay más de 500 adolescentes en centros de cuido, porque no lograron ser adoptados.

Protocolo llena vacío legal
La magistrada Alba Luz Ramos, Presidenta de la Corte suprema de Justicia, institución firmante del Protocolo, expresó que este documento viene a llenar el vacío legal que había en la legislación en cuanto al reglamento para la adopción, y, por tanto, aumenta la seguridad jurídica y propicia el ambiente familiar.