•  |
  •  |

Las instituciones nicaragüenses tienen mucho qué hacer en el ámbito de la prevención para enfrentar al crimen organizado y narcotráfico, con el fin de evitar que la violencia gane terreno, como lo ha hecho en los países vecinos, afirmó el fiscal Rodrigo Zambrana, Subdirector de la Unidad Anticorrupción y contra el Crimen Organizado del Ministerio Público.

“Hay mucho que trabajar, hay mucho diálogo que hacer, sobre todo en materia de prevención, sobre todo ahora que está el proyecto de seguridad para Centroamérica. Tenemos que buscar cómo prevenir que esas conductas que ahora se manifiestan en Guatemala y en El Salvador sean repetidas en Nicaragua. Creo que cada uno de los poderes del Estado ha hecho un trabajo formidable”, dijo Zambrana al programa Estudio TN8, del oficialista Canal 8.

Para Zambrana, la Estrategia de Seguridad presentada por los países centroamericanos a la comunidad internacional, fortalecerá los Ministerios Públicos de Centroamérica en la lucha contra el crimen organizado.

“Los Ministerios Públicos están trabajando en algunos proyectos bastante concretos. Por ejemplo, en la homogenización de la legislación penal y procesal penal, con el objetivo de hacer más flexible la lucha contra el crimen organizado. Hay algunos países que aceptan la extradición de sus nacionales, como El Salvador y Nicaragua. El resto de naciones, por una disposición constitucional no lo aceptan, pero hay algunos temas que son un poco más trabajables, como la homogenización de las figuras delictivas”, aseveró.

Lavado de dinero en Costa Rica

El funcionario recordó que en marzo de este año, en Panamá, el Consejo Centroamericano de Ministerios Públicos logró configurar la Red Centroamericana de Fiscales especializados en Criminalidad Organizada.

Señaló que países como Guatemala, Honduras y El Salvador, son acechados por el crimen organizado y por el narcotráfico, mientras que Costa Rica está más vulnerable al lavado de dinero.

“Inclusive, ha habido algunos reportes de organismos internacionales que señalan que hay problemas de introducción de bienes ilícitos o de procedencia ilícita a Costa Rica”, aseveró el fiscal.

“Es bien difícil llevar ante los tribunales un caso de lavado de dinero en combinación con narcotráfico. El crimen organizado es un fenómeno bastante complejo, llegar a las pruebas es bastante complicado, y sobre todo seguir la huella del dinero, puesto que vienen cambiando, los traspasan a terceras personas, a sociedades anónimas, inclusive fuera de Nicaragua, pero hemos visto algunos casos que han sido judicializados y ha habido una decisión bien firme del Poder Judicial”, finalizó.