•  |
  •  |
  • END

Nicaragua y Colombia formalizaron la reanudación de sus relaciones diplomáticas este miércoles, confirmaron el canciller nicaragüense Samuel Santos y el embajador del país sudamericano Antonio González Castaña.

La mañana de ayer, Santos entregó a González una carta dirigida al canciller colombiano Fernando Araujo Perdomo.

En la misiva se puntualiza la decisión del gobierno del presidente Daniel Ortega, “de dejar en suspenso la decisión de romper relaciones diplomáticas entre ambos”.

Por su parte, el diplomático colombiano afirmó: “Hoy hemos sido notificados de la reanudación formal de las relaciones entre Colombia y Nicaragua. El procedimiento a seguir es que comunicaré inmediatamente al gobierno de Colombia la decisión del gobierno de Nicaragua, y esperaremos instrucciones de la Cancillería al respecto”.

Santos dijo, sin embargo, que el canciller Araújo lo llamó telefónicamente el martes por la tarde, “y yo tuve el gusto de anunciarle que el día de hoy (ayer) le entregaba a su embajador aquí en Managua, la carta correspondiente”.

Pero el reestablecimiento de los lazos diplomáticos no fue el único punto que el ministro de Relaciones Exteriores nicaragüense le planteó en su carta a su contraparte colombiano.

También le recordó el compromiso que asumió al presidente Álvaro Uribe de ordenar la reubicación de las fragatas de la armada colombiana en el Mar Caribe, para tranquilidad de Nicaragua.

Momentos antes de terminar la XX Cumbre del Grupo de Río, el pasado viernes, en República Dominicana, el presidente Daniel Ortega logró que Álvaro Uribe asumiera dicho compromiso.

Más temprano, durante el debate, Ortega había denunciado el hostigamiento de parte de fragatas colombianas sobre pescadores miskitos nicaragüenses.

“Este compromiso adquirido por el presidente Uribe Vélez fue hecho también frente a los países integrantes de la Mesa Directiva del referido mecanismo, a quienes les solicitó que fuese el propio grupo el que determine dicho sitio (de reubicación)”, expresó Santos en la carta.

Sobre narcotráfico
Y agregó: “En cuanto al grave problema del narcotráfico, al que igualmente hizo referencia el presidente Uribe Vélez, el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de Nicaragua, comprometido de lleno en la lucha frontal contra este flagelo, está en la plena disposición de establecer los planes y coordinaciones necesarias para su combate efectivo”.

Por su parte, el embajador colombiano dijo que comunicará a su gobierno la propuesta del mandatario nicaragüense de efectuar un patrullaje conjunto para combatir el narcotráfico en esa zona marítima, y “ya vendrán en determinado momento los acuerdos”.

“La verdad es que lo más importante en este momento es que se ha tomado la decisión de la reanudación de las relaciones diplomáticas, y para nosotros es muy placentero que esta decisión del gobierno de Nicaragua se haya producido”, manifestó.

El funcionario colombiano reiteró que “no se permitirá ni se avalará desde ningún punto de vista, la violación de los espacios marítimos de Nicaragua por parte de embarcaciones colombianas”.

Y señaló que “hay muy buenas posibilidades de trabajar en temas de interés común, en la agenda bilateral, en la agenda regional y multilateral”.

González Castaña también agradeció a la Dirección General de Protocolo de la Cancillería nicaragüense, por las atenciones que recibieron ante la inminente partida de los funcionarios colombianos durante la breve ruptura diplomática.


Nicaragua reivindica...

El decreto señala que las licencias que se otorguen ''deberán reconocer los derechos establecidos para las Regiones Autónomas en el Mar Caribe del país'' y ''demás regulaciones vigentes'' del Estatuto de Autonomía de las mismas.

El decreto presidencial faculta al Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura, ''a otorgar las correspondientes licencias de pesca industrial sobre la zona'', pero quedan excluidas las áreas correspondientes ''para su uso exclusivo de la pesca artesanal de conformidad con la legislación nacional''.

El presidente Ortega dijo la noche del martes que con apoyo del Grupo de Río, de las fuerzas navales de su país y de Colombia patrullarán conjuntamente las extensas aguas caribeñas en disputa, para la lucha contra el narcotráfico, mientras La Haya define la frontera marítima entre ambos países.

''El decreto se basa también en la resolución de La Haya, de diciembre pasado, que no reconoce el paralelo 82 como frontera marítima entre Nicaragua y Colombia, y que debe ser delimitada por la misma Corte'', dijo el miércoles a la AP el canciller nicaragüense, Samuel Santos.

Por su parte, el ex canciller Norman Caldera expresó en la jornada que ''las dos sentencias son dinamita en las pretensiones colombianas sobre esas aguas''.

El embajador de Colombia en Managua, Antonio González Castaño, indicó desconocer el decreto, durante una visita que realizó a la Cancillería para oficializar la reanudación de relaciones entre los dos países, rotas por Nicaragua el jueves de la semana pasada, en solidaridad con Ecuador, luego de que fuerzas colombianas
bombardearon un campamento de la guerrilla colombiana en territorio ecuatoriano.