María Haydée Brenes
  •   Managua  |
  •  |
  •  |
  • END

El movimiento de tierra que realiza una empresa urbanizadora en las faldas del cerro Mokorón ha agitado a los ambientalistas y a los pobladores que introdujeron una solicitud para declarar dicho cerro área protegida.

De acuerdo a los vecinos, la urbanizadora arrasó con todo lo que encontró en pie, además dicen desconocer quién vendió esa propiedad, a la vez que se lamentan que se continué dañando esta zona que resguarda uno de los pocos reductos de bosque tropical seco que posee el país.

“Ésta es la segunda estocada que se le ha dado al Mokorón después del despale que la Alcaldía de Managua hizo para construir el estadio de fútbol; la situación cada vez es más crítica y alguien tiene que pronunciarse”, expresaron los vecinos miembros del Comité en Defensa del Cerro Mokorón.

Fue firmada por todos

Por su parte, el licenciado Julio Sánchez, del Centro “Alexander Von Humboldt”, dijo que la declaratoria es urgente y por ello se ha solicitado a la Comisión Ambiental de la Asamblea Nacional les permita junto al Comité en Defensa del Cerro Mokorón hacer una presentación de la propuesta de ley cuando este Poder del Estado llegue de sus vacaciones de semestre.

“Para nosotros fue positivo que el día que la iniciativa de ley fue introducida, la misma fue firmada por todos los diputados de todas las bancadas que manifestaron su interés por preservar una de las zonas de recarga de agua de Managua”, dijo Sánchez.

Pero, continuó Sánchez, se están tocando las puertas de todas las instancias, pues los pobladores enviaron cartas al presidente Daniel Ortega para que por medio de un decreto ejecutivo haga la declaratoria, porque si las cosas continúan al ritmo que van, cuando se declare la zona área protegida o parque nacional lo único que quedará serán centenares de casas y ni un solo árbol.

También Sánchez comentó que la Escuela de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN- Managua, está realizando estudios para definir la importancia del cerro y los efectos nefastos que su desaparición tendría para los managuas.

“El Mokorón, con las salvedades correspondientes, es el Bosawas de Managua, uno de sus principales pulmones, y si desaparece su cobertura boscosa no sólo nos faltaría más el agua, sino que tendríamos un riesgo más sobre la vulnerable situación de la ciudad”, dijo Sánchez.

Que lo donen

En la actualidad, afirmó Sánchez, estamos categorizando el Mokorón en las zonas correspondientes: la zona núcleo es la parte alta, donde aún está mejor conservado el bosque; hay otra zona de regeneración que tiene afectaciones, pero se puede dejar para que el bosque se recupere por su cuenta, y una zona de amortiguamiento en la que sí se tiene que incidir pronto y de forma urgente: el área del estadio y la parte que está siendo urbanizada.

“La UNAN es una de las precursoras de que esta zona sea declarada área protegida para ser usada con fines académicos, pero es la dueña de sólo el 50 por ciento del cerro; el otro 50 por ciento le pertenece al Instituto de Previsión Social Militar, que ha demostrado interés en construir una urbanización más en el sitio, lo que nos parece incongruente con el discurso del Ejército de Nicaragua, que dice que proteger el ambiente es proteger los recursos naturales”, destacó Sánchez.

Para concluir, Sánchez invito al Instituto de Previsión Social Militar, IPSM, donar la parte del cerro Mokorón que les corresponde, como un favor a la patria y a las generaciones futuras.

“El IPSM tiene muchas propiedades e inversiones, de forma que podría, como un gesto de buena voluntad, donar el Mokorón, que además de su importancia para el medio ambiente es un referente histórico”, concluyó Sánchez, ya que allí reposan los restos del mártir David Tejada.

EL NUEVO DIARIO trato de comunicarse con los responsables de prensa del Ejército de Nicaragua a fin de conocer su versión, pero no respondieron a las llamadas.