Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Usuarios del transporte urbano de Managua exigieron al gobierno aplicar medidas fuertes contra los buseros que pretenden no sólo que se les incremente el subsidio estatal, sino también aumentar el pasaje una vez entren en operaciones los buses nuevos que comprará el gobierno con financiamiento mexicano.

Según los transportistas, “si el usuario quiere andar en un bus de Primer Mundo, el Estado debe asumir ese costo”, y así lo expresa Ramiro Cordero, Presidente de la Cooperativa Colón, una de las mutualidades que será beneficiada con una cuota de buses nuevos.

“Nosotros pagamos para que anden funcionando las chatarras, ¿y ahora vamos a tener que pagar un subsidio mayor para que funcionen las nuevas unidades?”, reclamó Ricardo Osejo, representante de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, RNDC, quien exigió al gobierno claridad sobre el verdadero costo de las unidades, el tiempo en que los empresarios deberán pagar el crédito, y el factor de rendimiento de las unidades para que no sean los “usuarios los que carguen con los mayores costos”.

Deben pagar
El Ministro de Transporte e Infraestructura, ingeniero Fernando Martínez, aseguró que los transportistas pueden perfectamente pagar las unidades nuevas sin necesidad de incrementar el subsidio que otorga el Gobierno. Su afirmación la basó en la existencia de un estudio que hizo el Instituto Regulador del Transporte Municipal de Managua (Irtramma), el cual revela que los transportistas bien pueden pagar el bus nuevo.

Pero, además, Martínez criticó a los empresarios de buses porque han reducido las horas de servicio a la población. “A las 8 de la noche ya cerraron su negocio”, dijo Martínez, refiriéndose a la queja de los usuarios porque a las ocho de la noche muchas unidades de buses urbanos dejan de circular, y la población queda en las paradas de buses sin poder movilizarse.

Del mismo cuero
Para Ricardo Osejo, miembro de la RNDC, los transportistas quieren del mismo cuero sacar las coyundas, en el sentido de que “pretenden trasladar el costo final de la unidad nueva al consumidor”.

Osejo recordó que los empresarios no toman en cuenta el “factor de rendimiento” de una unidad nueva. Cuando el bus es nuevo tiene mayor rendimiento que el viejo. “Lo único a lo que se aferran es al pago y no a los costos de operaciones que se verán reducidos”, señaló.

El dirigente de los consumidores también se quejó que el Gobierno hace poco o nada para favorecer el servicio público del transporte. “Lo único que hacen es entregar el subsidio para mantener el valor del pasaje en 2.50 córdobas, pero continúan el mal servicio, la inseguridad y los accidentes por sobrecarga de pasajeros”, y recordó que en la mayoría de los países del mundo el Estado administra el transporte público.