•  |
  •  |
  • END

Mientras el conflicto entre la Alcaldía de Managua y los churequeros se agudiza, los centros educativos de la capital nadan en basura. El hedor y las moscas provocados por los desechos están afectando a la comunidad educativa, pero, sobre todo, a los más pequeños, pues están expuestos a epidemias, dijo el titular de Educación, Miguel De Castilla.

El funcionario hizo un llamado para que este problema se arregle antes de la Semana Santa o durante ella, ya que si los niños regresan de sus vacaciones encontrarán la basura fermentada en los colegios.

La directora del Instituto “Benjamín Zeledón”, Mayra Cortés, afirmó que este centro atiende una población estudiantil de unos cuatro mil alumnos, y que la cantidad de basura que se recolecta es considerable. “Estamos quemando una parte de la basura, lo que son hojas y papeles, pero otros desechos los colocamos en sacos y barriles”, dijo la maestra.

Cortés lamentó que los niños tengan que hacer fila en la entrada del colegio con la basura como adorno. “El hedor es insoportable, además, los perros riegan la basura por toda la calle, y los más afectados son nuestros estudiantes”, expresó.

Los padres de familia que llegaban a traer a sus hijos se quejaban por el mal olor, y pedían que se arreglara el conflicto de la comuna capitalina. Afirmaban que de por sí los camiones recolectores no pasaban seguido, y ahora llevan más de una semana con la basura acumulada.

Tiran basura a los cauces

Josefa López, Subdirectora del Instituto “Miguel de Cervantes”, comentó que en el centro tienen más de 40 barriles de basura acumulada, sin tomar en cuenta los sacos y las bolsas plásticas.

La profesora López expresó que como el instituto se encuentra ubicado en una colonia, ellos no pueden quemar la basura, ya que los vecinos se quejan por el humo. “Además, hay que tomar en cuenta que aquí se recolecta basura plástica, que si se quema provoca daños al medioambiente y afecta la salud de los estudiantes”, dijo la maestra.

La subdirectora del Cervantes comentó que el centro queda detrás de un cauce, y que algunos pobladores de la Colonia Independencia y otros barrios están tirando la basura al cauce, pero ellos no pueden hacerlo, ya que deben dar el ejemplo.

Alumnos hacen horas ecológicas

Otras de las medidas que están adoptando los maestros y alumnos ante el problema de la basura es mantener limpios los centros, a través de las horas ecológicas.

Ena Helwing García, Directora del Instituto “Rigoberto López Pérez”, dijo que este centro tiene casi tres mil estudiantes, y que después del recreo la cantidad de basura que se produce es considerable.

“Es por eso que los estudiantes de los cuartos y de los quintos años hacen sus horas ecológicas limpiando las instalaciones educativas”, expresó la directora. La maestra hizo un llamado a los buenos hábitos en los estudiantes para depositar la basura en los barriles y evitar enfermedades.

Temen por brotes epidémicos

En tanto, el ministro de Educación Miguel De Castilla expresó su temor de que esta basura acumulada cause epidemias de diarrea u otras enfermedades a los alumnos de los centros educativos.

El funcionario planteó que “una solución es la contratación de camiones para recolectar la basura, pero el problema será dónde depositar esos desechos. Esperemos que pronto haya un solución entre la alcaldía y los que recolectan basura en La Chureca, ya que si las enfermedades inician en las escuelas, esto sería muy grave”, indicó el ministro.

De Castilla agregó que, por suerte, los alumnos tendrán una semana de vacaciones, y eso dará un respiro a los directores. “Yo no quisiera participar como lo han hecho otros actores sociales de irme hasta La Chureca, ya que eso sería meterme en un problema de otro tipo, pero sí hago un llamado urgente por los estudiantes”, recalcó el funcionario.