Eduardo Marenco
  •  |
  •  |
  • END

Un enérgico llamado al Consejo Supremo Electoral, CSE, para que respete el voto de los nicaragüenses, y un emplazamiento a los ciudadanos para que acudan masivamente a las urnas, fue uno de los principales mensajes emanados de la Conferencia Episcopal tras su reunión en La Cartuja, centro de retiro espiritual en Matagalpa, durante esta semana.

Así lo informó a EL NUEVO DIARIO el sacerdote Rolando Álvarez, vocero de la Curia Arzobispal de Managua, después del informe que le compartió el Arzobispo de Managua, Masaya y Carazo, monseñor Leopoldo Brenes.

“Los señores obispos debatieron sobre las elecciones municipales de este año, y esperan que no se den nombramientos de candidatos por ‘dedazos’; que en la contienda se respete la integridad personal y la dignidad de las personas que participen; y que los candidatos hagan propuestas viables y realizables, porque propuestas ilusorias serían una burla para el pueblo”, afirmó el sacerdote Álvarez.

Y de manera enfática, los obispos coincidieron en hacer un llamado a que las autoridades electorales “respeten las votaciones”, al tiempo que instaron a la ciudadanía a que “acuda a votar masivamente” y que nadie se quede en su casa, para que sean protagonistas de la historia del país.

Emplazamiento al gobierno

Los obispos también reflexionaron sobre la carestía de la vida y sobre el excesivo costo de la canasta básica, al punto que el arroz y los frijoles se han convertido en un lujo para miles de nicaragüenses. “El asunto es que todos trabajemos para no permitir que la economía se venga abajo y tratar de sacar adelante el país”, afirmó Álvarez, quien advirtió que “en este esfuerzo el primer responsable es el gobierno”.

¿Cómo resolver esta situación? “Como Arquidiócesis creemos que hay que distinguir el rol de la política y el de la economía, cuando la política manoseada por intereses personales se inmiscuye en la economía, las inversiones se ahuyentan y la economía se deprime”, dijo Álvarez.

El sacerdote explicó que las relaciones con el gobierno son de independencia: “Lo ideal es que la política se depure, y a la vez respete un ámbito y un espacio que la economía necesita, como son la seguridad jurídica y la estabilidad política para poder animar la inversión”, resaltó.

Emigración juvenil les preocupa

El primer punto que los obispos trataron del análisis nacional fue la incesante emigración juvenil, lo cual lamentan sobremanera, ya que “los jóvenes acuden masivamente a países vecinos en busca de mejores oportunidades, y este problema abre una herida en la integración familiar y causa mayor desaliento en las familias. Muchos de ellos vuelven con las expectativas por el suelo, porque no encuentran el empleo digno que buscaban y regresan endeudados”.

El alto flujo de migrantes juveniles es detectado por los obispos con base en la experiencia personal de las Diócesis, pues antes de viajar, muchos jóvenes llegan a pedir la bendición, a buscar una oración y un consejo espiritual.

No hay relación directa con el gobierno

Por otra parte, en declaraciones a una estación televisiva, el vocero de la Curia señaló que no hay un canal de comunicación directo ni abierto con el gobierno, pero de todos modos, la Iglesia Católica continúa su rol profético.

“La Iglesia, sin embargo, mantiene su papel profético, y el gobierno de turno que sea, busque o no busque la cercanía con la Iglesia, quiera o no quiera conocer la opinión o el punto de vista de la Iglesia, siempre la va a tener a través de la gente que recurre a los púlpitos, y, por supuesto, a través de los medios de comunicación”, apuntó.

El padre Álvarez descartó que el cardenal Miguel Obando y Bravo sirva de intermediario con el gobierno, y dijo que los obispos y Su Eminencia respetan sus respectivos roles.

También reconoció que existen diferencias entre la Iglesia Católica y el Ministerio de Educación, alrededor de una asignación presupuestaria de quince millones de córdobas para la creación de 373 plazas en 91 colegios del país. A nivel nacional, hay 2,200 maestros en colegios católicos, cuyas plazas tienen un costo de 111 millones de córdobas, de las cuales el Mined subvenciona 884 plazas, equivalentes de 38 millones de córdobas. Del total, el Estado subvenciona un tercio de las plazas y la Iglesia Católica dos tercios de las mismas.

Las diferencias con el gobierno son alrededor de 373 nuevas plazas que equivalen a 15 millones de córdobas, y para ello dialogan con el gobierno, dijo el padre Álvarez.

En la reunión de La Cartuja participaron el Arzobispo, monseñor Leopoldo Brenes; monseñor Bosco Vivas; monseñor Bernardo Hombach; monseñor Jorge Solórzano; monseñor René Sándigo; monseñor Juan Abelardo Mata; monseñor Enrique Herrera, y los monseñores Pablo Smith y David Zwyck, de la Costa Atlántica.

En el nivel pastoral, los obispos organizan una misión evangelizadora a nivel nacional, de acuerdo con el llamado continental realizado por el papa Benedicto XVI, en Aparecida, Brasil, con el objetivo de seguir anunciando que Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida y que “sin Cristo todo carece de sentido y el corazón queda vacío y el ser humano tirado en la desesperanza”.