• |
  • |

En el caso de Fátima Hernández, las cartas están echadas a favor de Farington Reyes, quien tras ser reconocido como su agresor por un tribunal el año pasado, fue condenado a ocho años de prisión.

El doctor Rafael Solís explicó que los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia que han participado en las audiencias están divididos entre quienes impulsan un proyecto de sentencia que reduce a cuatro años la pena y otro que lo deja en total libertad.

Ninguno cuenta aún con los seis votos necesarios, pero de acuerdo con el magistrado él “está presionando para sacar la sentencia a más tardar el viernes… que la que goce de más votos la firmen los otros para no estar en este impasse”, comentó, enfatizando que en el peor de los casos se dejaría la pena reducida de seis años que se otorgara a Farington vía apelación, pero regresar la pena a ocho años como pide Fátima “nos parece que no cabe”, apuntó.

Los magistrados basan su posición en la duda razonable de no autoría del delito, expuesta por el fiscal Julio Montenegro, argumentó Solís.

Con la reducción de pena, prácticamente, Farington estaría recibiendo su pase para gestionar su libertad.

“Proceso fue montaje”
Aún afuera de la CSJ, el padre de Fátima, José Esteban Hernández, con mucho enojo repetía una y otra vez: “Ya lo soltaron”.
Declaró que ya no tienen confianza en la justicia de este país, y calificó el proceso como “un parapeto”, pues asume que ya tienen todo listo para dejar en libertad a Farington, algo que hasta afirma fue orientado por el propio gobierno.

Llamó “corrupto” al Poder Judicial, y habló nuevamente de demandar al Estado de Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia por daños y perjuicios en contra de Fátima y de su familia. “Estamos listos, tenemos las pruebas”, aseguró, para luego dar detalles de que ya su hija no viajará a España, sino a Washington, donde asesorada por organismos de mujeres de diferentes países dará los pasos necesarios para seguir su caso ante las cortes internacionales.

Además, don Esteban aseguró que a las puertas de que la justicia declare en libertad de Farington, han recibido amenazas de muerte que aún no denuncian ante la Policía Nacional porque le perdieron confianza, aunque decidieron no levantar la champa en las afueras del Corte hasta que salga la resolución.