•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • END

A seis podrían aumentar al amanecer de hoy martes los muertos por el accidente de una rastra que rentó la Alcaldía de Managua, donde se transportaban 300 piedras canteras.
El pesado vehículo, al que le fallaron los frenos desde que pasaba por el kilómetro 15 de la carretera Sur, se estrelló contra el muro de una casa a la altura del kilómetro 14 de la misma vía internacional, con saldo inicial de tres muertos.
Una de las primeras víctimas fue Álvaro Manuel Tercero, de 43 años, cuyo cuerpo quedó prensado entre la chatarra en que se convirtió el cabezal que halaba la rastra con las piedras canteras.
Los otros dos obreros de la comuna capitalina fallecidos son: Donald Rafael Quezada, de 26 años, y Salomón Sánchez, de 24. Quezada llegó fallecido al Hospital “Lenín Fonseca”, y Sánchez expiró a los pocos minutos de ingresar a la Unidad de Cuidados Intensivos de ese mismo centro asistencial.
Para identificar a Quezada y a Sánchez hubo dificultades, porque sus rostros llegaron desfigurados, e incluso en determinado momento funcionarios de la Alcaldía de Managua afirmaron equivocadamente que uno de los fallecidos era Juan Carlos Aguilar.
Al caer la tarde se conoció la muerte de Sergio Iván Aburto, cumpliendo así los pronósticos médicos que no daban esperanzas más allá de las siete de la noche.
Dos agonizan
El arquitecto Jorge Berríos, Director de Obras Municipales de Alcaldía de Managua, dijo que los otros dos trabajadores por cuyas vidas se teme, son: Juan Carlos Aguilar Sandino y Carlos Zapata García.
Los dos trabajadores antes mencionados también salieron con graves lesiones en distintas partes del cuerpo al quedar prensados entre la lata retorcida en que quedó convertida la cabina y las pesadas piedras canteras.
Los otros lesionados, pero que están fuera de peligro, son: Luis Manuel Ruiz Chávez, Yasser Tijerino, Juan Carlos Borge y Roberto Herrera, chofer del “mastodonte” de hierro.
Como una bomba
Vecinos del kilómetro 14 de la Carretera Panamericana Sur, dijeron que el choque del camión con el muro de losetas que protegía la casa habitada por ciudadanos asiáticos, produjo un estruendo como si había explotado una potente bomba.
“Yo estaba dentro del vehículo de mi jefe cuando escuché un ruido como si había explotado una bomba”, aseguró Nicolás Guevara.
Roberto Herrera, chofer del camión, dijo que los frenos le comenzaron a fallar cuando bajaba por el kilómetro 15, y desde ese momento hizo el mejor de los esfuerzos por evitar la tragedia.
Antes de estrellarse contra el muro, el camión, cuyo dueño es un transportista de Rivas, se pasó llevando postes del tendido eléctrico y telefónico, mientras en la vía quedaban dispersos trozos de piedras cantera y pedazos de la carrocería del cabezal.
El arquitecto Jorge Berríos explicó que las 300 piedras son parte de un cargamento de más de 24 mil que utilizarán para las canaletas del cauce que pasa por el barrio “Hugo Chávez”, y que traían de Diriamba a Managua.