•  |
  •  |

En una suma millonaria se estaría calculando el despojo de más de 60 lujosos condominios que ciudadanos norteamericanos habían adquirido dentro de las más de 25 hectáreas que integran el hotel Pelican Eyes Piedras y Olas, que a inicios de 2000 fue catalogado como un proyecto emblemático del desarrollo turístico de San Juan del Sur y de Nicaragua.

En la actualidad, el hotel atraviesa un ruidoso escándalo a raíz de las demandas que están ingresando en el juzgado de Distrito Civil de Rivas, donde ciudadanos norteamericanos pretenden mediante la vía judicial, recuperar sus condominios y lotes de terreno, que el representante del hotel, Robert Alan Berry, conocido como Chris Berry, les hipotecó, y al no pagar las deudas tuvo que vender toda la propiedad, dejando en “la calle” a todos los que habían adquirido inmuebles.

Los más de 60 condominios y lotes adquiridos entre 2005 y 2006 por extranjeros, oscilan entre los 200 mil y 600 mil dólares cada uno, y las escrituras de compra-venta de las desmembraciones que se hicieron dentro de la propiedad fueron elaboradas por el notario Marlon Gazo, quien era el representante legal del hotel en esa fecha, pero curiosamente  nunca fueron inscritas en el Registro Público de Rivas a favor de los adquirientes.

Extraños préstamos

El vistoso desarrollo turístico se fue edificando velozmente en las codiciadas Lomas de Sandino, localizadas al Oeste de la bahía de San Juan del Sur, pero a raíz de un préstamo de un millón y medio de dólares que Chris Berry realizó con una entidad financiera del país, la situación dio otro giro, ya que al final la deuda nunca fue cancelada.

Todo hace indicar que Berry, quien se dice que está fuera del país y no se sabe si regresará, no entregó una sola cuota del préstamo que hizo, y el banco ejerció la hipoteca en el Juzgado de Distrito Civil de Rivas, y de esta manera tuvo que vender forzosamente mediante subasta el proyecto que comprende nueve lotes, algunos de más de tres manzanas.

La subasta la ejecutó el cuatro de marzo de 2010, la entonces juez civil de Rivas, Jenny Chávez, por un monto de un millón  833 mil cuarenta dólares con 90 centavos, el cual incluye el monto del préstamo y los intereses y gastos de la demanda de la petición de la subasta de los bienes hipotecados.

 

Entrega de la otra parte del hotel

Mientras el proyecto caía “en quiebra total”, dos  sociedades se constituyeron el 24 de agosto de 2009, y hasta el año siguiente fueron inscritas en el Registro Público Mercantil del departamento de Managua, pero entrarían en escena al ejecutar un segundo embargo que hace desaparecer todo.

Según escritura pública número 74, una de las sociedades lleva por nombre Administradora de Hoteles de San Juan del Sur, y la otra Inversiones Inmobiliarias  de San Juan del Sur, y en ambas las socias que se unen con un capital de 100 mil córdobas, son María Cecilia Castillo Sánchez y Ana Beatriz Zelaya Acuña, y estas al final se quedan con la segunda fase del hotel y parte de la primera, por compra que hicieron a la entidad bancaria que embargó.

De acuerdo con documentos que están en nuestras manos, Berry aun en quiebra recibió de las recién constituidas sociedades  tres préstamos que suman 795 mil dólares, y la entrega se hizo mediante pagaré, pero al no poder saldar esta cuenta, la Administradora de Hoteles de San Juan del Sur ejecutó un embargo el nueve de abril de 2010, por la suma de 4 millones 102 mil 644 córdobas, y de esa manera  las otras propiedades pasaron a sus manos. Entre estas están las que aparecen con las cuentas registrales  37- 614,  40- 410, 31- 760.

Entre los norteamericanos afectados y que ya han interpuesto su demanda están Natalie Daw Sullivan, Michael Thomas Sullivan, y los matrimonios integrados  por Patrick Charles Gorman y Silvana María Gorman, y el de Walter Gorman y Patricia Gorman.

Autoridades del hotel están pendientes de brindar una versión con relación al tema y podrían atender a EL NUEVO DIARIO en los próximos días.

 

EmbUSA al tanto del conflicto

A través de su Oficina de Prensa, la Embajada de Estados Unidos en Nicaragua se declaró al tanto de las “disputas legales que se están produciendo entre la administración de Pelican Eyes y varios inversionistas estadounidenses”, y enfatizó que no interferirá en el proceso que ya está siendo tratado ante las instancias judiciales, y, por tanto, les corresponde a estas resolver.

La Embajada estadounidense confirmó que ya han sostenido reuniones con las partes involucradas, incluyendo la administración del resort Pelican Eyes Piedras y Olas, pero se reservó los detalles del trasfondo de los encuentros.

“Una resolución expedita de los casos planteados ante los tribunales de justicia sería de gran beneficio para garantizar que los derechos de los inversionistas sean debidamente protegidos, y así contribuir a que la inversión en el sector turístico de Nicaragua siga incrementando”, dice  la comunicación emitida por la sede diplomática norteamericana, refiriéndose a que ese complejo turístico tiene una gran relevancia en cuanto a impulso y calidad de la oferta hotelera en San Juan del Sur. 

“Existen claras directrices que orientan a la Embajada a no interferir en asuntos planteados ante los tribunales de justicia, o tomar partido en ninguna disputa de índole privada y mucho menos cuando son ciudadanos estadounidenses los que se encuentran enfrentados”, es la posición expresada por la EmbUSA ante este caso, en el que 30 estadounidenses corren el riesgo de perder las valiosas propiedades, debido a la insolvencia en que cayó la administración del resort, lo cual le impidió cumplir con el pago de una millonaria deuda, obligando a la institución bancaria a ejecutar las hipotecas de las propiedades para posterior subasta.