Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ y MANAGUA
El canciller colombiano Fernando Araújo desestimó este jueves la decisión de Nicaragua de declarar zona especial de pesca industrial hasta 200 millas náuticas en el Caribe, un área marítima que Colombia considera suya, y advirtió que Bogotá hará respetar el territorio.

“Son declaraciones que tienen sentido hasta donde aparecen derechos de terceros países. En este caso frente a Colombia, todos sabemos que el meridiano 82 es la línea de límite marítimo que hemos reconocido ambos países durante muchos años”, dijo Araújo a la radio Caracol de Bogotá.

El canciller anotó que “en caso de que Nicaragua no reconozca los actuales límites marítimos, acudiremos a la diplomacia como lo hemos hecho siempre”.

Soberanía “con cautela”

“En segundo lugar, continuaremos haciendo el ejercicio de soberanía que hemos hecho toda la vida, sin llegar a medidas extremas, naturalmente, pero sí haciendo respetar nuestro territorio”, agregó.

Al referirse a la petición que hizo el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, al presidente colombiano Álvaro Uribe, el viernes pasado, de retirar las corbetas de guerra localizadas en el meridiano 82, Araújo aseguró que “no tenemos corbetas” en la zona.

Hasta la tarde de ayer, la Cancillería de Nicaragua no se pronunció sobre estas declaraciones del jefe de la diplomacia colombiana.

El miércoles, mediante decreto, Ortega reivindicó el derecho de Nicaragua a 200 millas náuticas en el Caribe, más allá del meridiano 82, y la declaró “zona especial de pesca industrial”.

Para el ex Vicecanciller Víctor Hugo Tinoco, esta decisión es la correcta, ya que está sustentada por los principios internacionales del Derecho en el Mar.

“Que Colombia no le hace caso al decreto, entonces buscamos una acción a través de la comunidad internacional”, afirmó Tinoco, quien sugirió al Grupo de Río y la OEA como organismos mediadores. “Lo determinante es que falle la Corte, todo lo demás es puro bla, bla”, dijo.

Por otro lado, enfatizó que a pesar de que el presidente Uribe se comprometió verbalmente a reubicar las embarcaciones de la Armada de ese país, en un lugar donde no hostigaran a los pescadores nicaragüenses en esa misma zona marítima, “hay que estar claros de que no hubo ningún documento firmado, así que no nos enredemos”.

Según él, Nicaragua debe seguir insistiendo en su derecho de las 200 millas ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), e inclusive solicitarle medidas cautelares para evitar conflictos en la zona. “Porque eso (el rechazo al decreto de Ortega) era de esperarse”, añadió.

Buscar testimonios
Por su parte, el ex canciller Emilio Álvarez Montalbán recomendó al gobierno de Ortega ir a buscar el testimonio de los presidentes latinoamericanos que vieron y escucharon al mandatario colombiano, cuando se comprometió a reubicar sus embarcaciones militares, el viernes pasado. “Nicaragua tiene que buscar el testimonio de los presidentes del Grupo de Río que estaban presentes, porque delante de ellos, de forma espontánea y bilateral (Uribe) se comprometió a eso, y, además, se comprometió a esperar el fallo desde La Haya”, afirmó Álvarez Montalbán.

El gobierno colombiano sostiene que mientras la CIJ “resuelve el tema de la delimitación marítima que hoy la establece el meridiano 82, se mantiene su statu quo que ha estado vigente por decenas de años”.