•  |
  •  |

En su cargo como magistrado presidente del nuevo Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones, el doctor Humberto Solís Barker elevó su queja pública, porque en cumplimiento de la Ley será retirado por edad, a los 79 años, y terminó criticando que la Corte Suprema de Justicia, CSJ, no empleó en su caso el mismo recurso utilizado para permitir la reelección presidencial.

“Decirle a una persona que ya no es útil porque tiene tantos años de edad es un insulto a la inteligencia, para mí es inaplicable ese artículo de la Constitución, como muy bien lo declaró la Corte, inaplicable el artículo de ir contra las voluntades del pueblo de reelegir a quien le dé la gana”, fueron las palabras que expresó, le dictó el corazón.

El doctor Solís Barker aceptó su retiro “legal”, pero insistió en que es la justicia la que debe guiar la aplicación de Ley, pero aquí “porque lo dice la Ley y como cocheros a aplicarla se ha dicho”, dijo frente a los magistrados que ayer se reunieron para inaugurar las instalaciones del Tribunal Nacional Laboral de Apelaciones.

De acuerdo con el doctor Rafael Solís, la instancia arrancará con un acumulado de unas 500 causas, que a un ritmo de 20 o de 30 resoluciones mensuales, bien podrían los cinco magistrados que lo integran sacar el trabajo en un plazo de seis meses.

Por corruptos o por incapacidad mental es que se debe apartar a los funcionarios, no por edad enfatizó el magistrado.

Una incongruente explicación
Al respecto, la Presidenta de la CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, declaró que “él sabía que cuando se le cumpliera su período (como magistrado presidente del Tribunal Laboral) en febrero cumplirá 79 años, por eso ya no lo podemos reelegir, por eso dice que la Ley es dura, pero es la Ley”, y expuso que “no podíamos aplicar el criterio que le aplicamos al artículo 147 (que permitió la reelección presidencial), ya que el constituyente derivado no podía reformar el principio de igualdad establecido”.

Solís Barrer, finalmente, dijo sentirse satisfecho, y entre sus orgullos profesionales mencionó el haber participado en la elaboración de la primera Constitución en 1987.

En la trayectoria profesional del magistrado Solís Barker se cuenta, además, el haberse dedicado la vida entera a la legislación laboral, consumando su trayectoria con su cargo de Presidente del Tribunal Laboral Nacional de Apelaciones que ayer fuera inaugurado.

Él fue el primer abogado que asesoró un convenio colectivo tripartito en Nicaragua, y presidió  tanto el Tribunal Superior del Trabajo en 1979 como el Tribunal de Apelaciones de Managua.

Acompañarán al doctor Solís Barker en la impartición de justicia en el Tribunal Laboral los magistrados Rosa Aidalina García García, Manuel Osejo Pineda, Olga Elvira Brenes Moncada, Ana María Pereira Terán y Fernando Ramón Malespín.