•  |
  •  |
  • END

Un panameño fue capturado por la Policía Nacional, en Peñas Blancas, cuando intentaba cruzar hacia Costa Rica con nueve fusiles AK y sus respectivos cargadores, así como con un fusil G3 con su cargador. Las armas iban ocultas en el interior del cabezal placa panameña 526785, que conducía el canalero identificado como Santiago Marín Pimentel, de 55 años, quien ahora será procesado por el delito de tráfico de armas.

Las armas de fuego fueron cargadas casi en las narices de la Fuerza Aérea del Ejército de Nicaragua, ya que Marín Pimentel relató a la Policía que fue en la gasolinera Esso, ubicada frente al Club de la Fuerza Aérea, donde dos sujetos se le presentaron para pedirle que les trasladara las armas a Panamá, y que por dicho traslado le pagarían mil dólares.

El panameño ingresó a nuestro país el ocho de marzo, y trasladaba de Panamá a Managua mercadería variada, que fue descargada en una bodega que está en las cercanías de Carnic. Una vez que la rastra que halaba el cabezal quedó vacía, Marín Pimentel se trasladó a la gasolinera que está frente al Club de la Fuerza Aérea, y ahí cargaron las armas. Según el canalero, en un inicio pensó que lo que iba a trasladar eran repuestos de vehículos.

En una nota de prensa emitida por la Policía de Rivas, se detalla que el canalero llegó al puesto fronterizo de Peñas Blancas en horas de la tarde, y a eso de las 4:30 procedieron a realizar la inspección en el cabezal y en la rastra placa 1545221. Producto de la requisa dieron con las armas, las cuales iban ocultas en los forros de ambos lados de la cabina.

En la nota de prensa también se detalló que el canalero trató de escapar de las autoridades cuando se hacía la inspección, pero gracias a coordinaciones con autoridades ticas, Marín Pimentel fue detenido en el cafetín que está en territorio tico.