•  |
  •  |

El movimiento de los No Pago ahora amenaza con quemar las oficinas de las microfinancieras Fondo de Desarrollo Local (FDL) y Fundeser, ubicadas en el departamento de Jinotega, denunció René Romero, Presidente de la Asociación de Microfinancieras de Nicaragua (Asomif).

“Tuvimos información de que van a quemar dos instituciones de microfinanzas ubicadas en Jinotega, las oficinas del Fondo de Desarrollo Local FDL y las de Fundeser, quieren quemar toda la documentación de estas oficinas y esa información ya se la pasamos a la Policía”, indicó Romero.

El Presidente de Asomif dijo que responsabilizarán a los líderes de este movimiento por cualquier daño que causen a las instalaciones que ellos poseen en los diferentes departamentos del país, así como a su personal.

En tanto, el dirigente de los No Pago, Omar Vílchez, manifestó que a partir de mañana lunes, unos tres mil deudores participarán en las manifestaciones contra las instituciones de microfinanzas, pero negó que estén organizando actos vandálicos para perjudicar las oficinas de las mismas.

“Nosotros no nos caracterizamos por eso, para qué vamos a quemar las oficinas si esos son cajones que además están asegurados, nuestra manifestación es pacífica”, indicó Vílchez.

La cúpula del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, ha manifestado que esta situación refleja una imagen negativa del país ante los proveedores de recursos internacionales.

 

Vamos a trabajar

El Presidente de Asomif, René Romero, indicó que las oficinas que ellos poseen en los diferentes puntos del país estarán laborando normalmente.

“Las oficinas de las microfinancieras estarán laborando normalmente mañana lunes, nosotros vamos a ir a trabajar normalmente, todo nuestro personal tiene la orden de trabajar y esperamos que la Policía haga su trabajo”, indicó Romero.

Sin embargo, el líder del movimiento No Pago manifestó que la posición de ellos sigue siendo la misma: no dejar trabajar a las microfinancieras. A la vez, reiteró que los dirigentes del movimiento no se hacen responsables sobre cualquier enfrentamiento que se dé entre los campesinos y la Policía Nacional.