•  |
  •  |

“Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque solo fuera por negocio”, habría dicho Facundo Cabral, a quien sicarios asesinaron a balazos en la capital guatemalteca la mañana de ayer. La hipótesis más fuerte que valoran las autoridades respecto del móvil del crimen es que no era Cabral el objetivo, sino el empresario nicaragüense Henry Fariña, quien conducía la camioneta rumbo al aeropuerto internacional La Aurora, y resultó con heridas que lo mantenían al borde de la muerte hasta el cierre de nuestra edición.

Según informó Sergio Maldonado, jefe de la Unidad Médico Forense del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, la autopsia hecha al cuerpo de Cabral comprobó que fue un proyectil que se le alojó en el lado izquierdo del cráneo lo que le provocó la muerte.

En su cuerpo además encontraron una perforación en el brazo y otra en la espalda.

Autoridades tras los criminales
El Ministro de Gobernación de Guatemala, Carlos Menocal, prometió un trabajo exhaustivo para esclarecer el hecho que tiene consternada a la opinión pública por la prominencia de la víctima mortal como músico, compositor y pensador; hecho que además tiene un enorme costo para la imagen de Guatemala reconocido como uno de los países más violentos de la región.

Sostuvo que cuentan con “evidencias contundentes” y hasta expresó que tenían expectativas de que será un proceso “ágil”.

Entre los adelantos de las primeras averiguaciones compartió que está claro que la emboscada se dirigió desde tres vehículos, uno que se ubicó adelante del vehículo conducido por Fariña, que lo obligó a reducir velocidad, y dos que se ubicaron en los laterales.  

Por la trayectoria de las balas de derecha a izquierda,  Menocal consideró con gran valor la presunción de que era Fariña el blanco. “Tenemos que hablar con él lógicamente”, añadió, pero eso  no se sabe cuándo podría ser posible debido al delicado estado de salud de Fariña quien tuvo que ser intervenido quirúrgicamente y tenía pronóstico reservado.

Se conoce que en la escena del crimen los peritos encontraron 25 casquillos de balas.

Otro elemento que ya las autoridades analizan es una camioneta Hyundai, modelo Santa Fe, encontrada abandonada a 20 kilómetros de la ciudad de Guatemala, en la que se apreciaban impactos de bala posiblemente los dirigidos por la seguridad del artista que quiso desde su vehículo escolta proteger a Cabral y Fariña. En el interior también encontraron chalecos antibalas y municiones de AK-47.

Según Menocal ya las autoridades policiales de El Salvador y Nicaragua están apoyando tanto en  información como en el control de las fronteras para evitar la fuga de los criminales.

Guatemala apesarada
Álvaro Colom, Presidente de Guatemala, reconoció la mano del crimen organizado en este acto que tiene sumida en una inmensa pena a su país.

Declaró su indignación y calificó el acto como “cobarde”, prometiendo tanto a la comunidad internacional y especialmente al pueblo argentino el esclarecimiento del crimen.

Como país nos sentimos consternados por el ataque de gente cobarde contra quienes perdurarán en el recuerdo cantándole a la vida, la alegría y el amor.

En la comunicación que Colom hiciera directamente a la presidenta Cristina Fernández le habló que todo hacía indicar que el atentado era planificado en contra de Cabral. “Fue una acción planificada”, dijo entre sus explicaciones.

Y es que aún es prematuro para descartar que Cabral haya sido la figura a quien el crimen organizado eligió para demostrar su músculo y “darle una lección a los gobiernos” en el marco de las discusiones regionales orientadas a tomar acciones que frenen su arraigo en nuestros países y especialmente en Guatemala, han sido las valoraciones de diversos sectores.

¿Cabral víctima fortuita?
Valorando los hechos, el destino parece haber trazado el trágico fin del llamado “trovador errante”. Un encuentro con el empresario Fariña, en el lobby del hotel Gran Tikal Futura la noche del viernes cambió todo: Cabral pensaba trasladarse a eso de las 5 de la mañana hasta el aeropuerto internacional La Aurora en el servicio de bus que ofrece el hotel, sin embargo, Fariña, con quien llevaba años de amistad, le ofreció llevarlo y así terminó estando al lado del empresario en el momento en que posiblemente estaba encargada su muerte. Eso bajo la hipótesis de que era una pasada de cuentas para Fariña.

Fiscalía con mano dura
La Fiscal General y Jefa del Ministerio Público, Claudia Paz y Paz, también hizo público su compromiso de tocar fondo en este caso.

“La Fiscalía ha puesto todos los recursos con los que cuenta para esclarecer este crimen y dar con los responsables que han provocado esta irreparable pérdida. Se han desplegado equipos de investigadores  y fiscales y se han iniciado con todas las diligencias necesarias para esclarecer este hecho; además de las coordinaciones ya encaminadas con el  Ministerio de Gobernación, Policía Nacional Civil y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala”.    

“Los esfuerzos y los insuficientes recursos con los que cuenta el Ministerio Público están especialmente enfocados en el presente caso y es nuestro compromiso con Guatemala, Argentina y el mundo hacer todo lo que humanamente nos sea posible por llevar ante la justicia a los responsables de esta terrible y dolorosa muerte; y contribuir de esta manera con la construcción de una Guatemala en paz, tal y como Cabral tantas veces nos lo pregonó en sus canciones”, expresó la Fiscal.

Menchú entre la impotencia e indignación
Pero quien mejor sintetiza el sentimiento de impotencia e indignación es Rigoberta Menchú, embajadora de Buena Voluntad de la Unesco, título honorífico que compartía con Cabral, su amigo de muchos años. Bañada en lágrimas y con voz entrecortada, Menchú  expresó que estamos frente a “un crimen planificado desde los niveles más altos de la ultraderecha fascistoide”, para subrayar que “fueron a matarlo directamente”.