•  |
  •  |
  • END

Hay dolencias que no se diagnostican correctamente. Y son aquellas que son llamadas enfermedades autoinmunes. Para conocer las nuevas experiencias que han ofrecido resultados notables, es que más de mil reumatólogos del mundo, entre ellos un nicaragüense, participan esta semana, en España, en la Conferencia Cumbre Europea sobre uso de productos biológicos en Reumatología.

“Fundamentalmente, la cumbre mundial abordará los últimos tratamientos en la medicina contemporánea para las enfermedades autoinmunes”, señala el doctor Julio Briceño Dávila, al referirse a las que son causadas por “desordenes del propio sistema inmunitario, encargado de proteger al organismo de las infecciones mediante mecanismos de identificación y neutralizar a los agentes patógenos (dañinos) que ingresan a él”.

El desorden de ese sistema fundamental lo conlleva a un cierto estado paranoico, y empieza una cadena de mecanismos de autodestrucción, refiere el especialista. El sistema inmunitario ataca erróneamente a células, tejidos, y órganos de su propio organismo y se desencadena un proceso inflamatorio, crónico, degenerativo e incapacitante, sostiene.

Las dolencias
Para nuestra población, afirma, algunas de estas enfermedades no son muy conocidas por cuanto no siempre se les diagnostica correctamente; la lista alcanza más de 80 trastornos autoinmunes. Algunas de estas enfermedades afectan a varios órganos de una sola vez, como por ejemplo el Lupus Eritematoso Sistémico, Artritis Reumatoide, Síndrome de Sjogren, Esclerodermia, Polimiositis y Dermatomiositis, Síndrome de Guillain-Barré, Esclerosis Múltiple, Psoriasis, Vitiligo, Granulomatosis de Wegener, Púrpura Trombocitopénica, etc.

Otras enfermedades autoinmunes que afectan a un órgano en particular son: Hepatitis Autoinmune, Diabetes Tipo I, Colitis Ulcerativa, Tiroiditis, Pénfigo, Miastenia Gravis, Neuropatías, Enfermedad de Alzheimer, Enfermedad de Parkinson, Equizofrenia, etc.

“No disponemos de estadísticas, pero en Nicaragua, según mi experiencia de 39 años en Medicina Interna y Reumatología, un tres por ciento de los nicaragüenses sufre Artritis Reumatoide, enfermedad degenerativa, progresiva, discapacitante; es tres veces más frecuente en mujeres que en hombres, y aunque puede presentarse a cualquier edad, existe un pico de inicio entre los 40 y 68 años”.

Las más terribles
En el mundo, la Artritis Reumatoide, la Artrosis (osteoartritis degenerativa), el Lupus Eritematoso Sistémico, la Esclerodermia y la Enfermedad de Alzheimer, entre otras enfermedades autoinmunes, están consideradas las de peor calidad de vida, más que las enfermedades pulmonares y las cardíacas, y más frecuentes, incluso, que la hipertensión arterial.

“Estas enfermedades incapacitantes son causantes de bajas laborales en un enorme porcentaje no estudiado por el sistema de salud, y ocupan un lugar muy importante a la par de las enfermedades cardiovasculares y pulmonares”.

El doctor Briceño Dávila participó en 2003 en Galápagos, Ecuador y Río de Janeiro, Brasil, en reuniones sobre ese tema. “Estamos a años luz de poder aplicar todos los conocimientos que vamos a actualizar en esta cumbre de Madrid, pero no podemos quedarnos al margen de las últimas investigaciones científicas que se van a exponer y vamos a compartir con nuestras experiencias tercermundistas”.

Autoridades científicas
En algunas experiencias, un grupo de científicos encabezados por el profesor Christopher Griffiths va a exponer valiosas investigaciones de la medicina trasnacional, en la cual, la comunidad biomédica asume una perspectiva enfocada con el fin de desplazar los descubrimientos del laboratorio al ejercicio clínico para diagnosticar y tratar al paciente, indicó.

También estarán los profesores Robert J. Moots, de la Universidad de Liverpool; Robert Landewé, de University Hospital Maastricht; Guido Valesini, de la Universidad de Roma; Babak Yazdani-Biuki, de la Universidad de Austria; Arthur Kavanaugh, de la Universidad de San Diego School of Medicine, USA; y Gerd Horneff, de Children’s Asklepios Kliniken, Germany, entre otras autoridades científicas del mundo de la reumatología.

Cuatro días de trabajo se centrarán en las experiencias internacionales del uso de los productos biológicos y las enfermedades autoinmunes.

Aplicación de productos biológicos
Los Biológicos (como las vacunas), en el campo de la reumatología se estudian desde 1953, cuando Watson y Crick descubrieron la estructura del ADN. Desde entonces se sentaron las bases de la Biotecnología, y en 1986 por ingeniería genética se produjeron los primeros interferones que se utilizaron al principio para el tratamiento de la leucemia.

Para 1997, la ingeniería genética desarrolló los anticuerpos monoclonales que son los productos biológicos que estamos usando en reumatología con gran éxito en el tratamiento de la artritis reumatoide. Es mi experiencia en Nicaragua por lo cual he sido invitado a Europa, dijo.

Expresó que la inflamación es el resultado de una cadena de órdenes del sistema inmunitario que funciona mediante señales en cascada. Modular los elementos de esa cascada, supone controlar la inflamación, objetivo clave para tratar las enfermedades autoinmunes en general.

“En estos días recibí un estudio publicado en el Journal of Neuroinflammation 2008, 5:7 (26 febrero 2008) “(Solomon S Shaftel, W. Sue T Griffin, M. Kerry O’Banion), donde se explica la evidencia clínica, sugiriendo que el exceso de Factor de Necrosis Tumoral alfa (TNF-α) está íntimamente involucrado en la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer, enfermedad neurodegenerativa Autoinmune”.

¿Que significa esto en términos de explicar la trascendencia del uso de los biológicos (Anticuerpos monoclonales)? Significa que un producto llamado Enbrel (Etanercept), que usamos también en la Artritis Reumatoide, en la Psoriasis y la Espondilitis anquilosante en Nicaragua, ha empezado a usarse en Inglaterra por vía intervertebral cervical para el tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer, indicó el experto.

El paciente que fue sometido a ese tratamiento, es un médico de 81 años que experimentó una mejoría apreciable desde los primeros 10 minutos de la inyección de Etanercept mostrándose más apacible y con mayor atención y grado de orientación”. Son resultados extraordinarios que no los teníamos hasta 1987, cuando fue aprobado por la FDA (Food and Drug Adminstration) para uso en Artritis reumatoide.

Actualmente hay varios productos de la ingeniería genética para estas enfermedades (Etanercept, Infliximab, Adalimumab, Rituximab, Abatacept y Anakinra, entre otros), y se usan de acuerdo a un riguroso protocolo cuando fracasan los medicamentos de rutina como el Metottrexato, Sulfasalazina, Penicilamina, Corticoides locales que son de mucho menor costo.

“Estamos en la búsqueda de mejorar la esperanza de vida de pacientes con patologías crónicas no infecciosas”, sostiene el médico. “Científicamente esto ya no es la utopía de hace 15 ó 20 años cuando nuestras recetas eran sólo calmantes anti inflamatorios”.

Si nos margináramos de los avances tecnológicos y científicos de hoy en el mundo, nos quedaríamos rápidamente anquilosados como reumatólogos, atrasados, condenados a recetar medicinas de un pasado no tan lejano que se ha vuelto obsoleto, asegura.

“Estamos frente a retos muy concretos que debemos asumir con entusiasmo y valor, retos científicos, económicos, políticos, sociales, y hasta gremiales para que estos tratamientos no sean sólo un sueño alcanzable en el mundo desarrollado, sino que seamos capaces de que este tipo de tratamiento llegue a todos los pacientes que lo necesiten”, subrayó el doctor Dávila, expositor en la Cumbre que se desarrolla desde el martes hasta el domingo 16 en el Palacio Municipal de Congresos, Madrid.