•   SAN JUAN DEL SUR  |
  •  |
  •  |

La quiebra y el rápido traspaso del Pelican Eyes y Olas a otras sociedades, siguen revelando más irregularidades. Resulta que los préstamos otorgados  por una entidad financiera del país, a dicho hotel, se dieron pese a la existencia de un maratónico proceso judicial, en que la señora Silvania Medina Sandino reclama como suyas las 236 manzanas de tierras donde se edificó PEPO, como se conoce al Pelican Eyes Piedras y  Olas.

En medio de este litigio, PEPO hasta estuvo a punto de ser desalojado de la propiedad, ya que la señora Medina Sandino ganó las querellas en primera y en segunda instancia, y al llegar a casación, el resultado fue a su favor,  según consta en la sentencia número 158, emitida el 16 de diciembre de 2005 por los magistrados de la  Sala Civil,  de la Corte Suprema de Justicia.

La sentencia fue certificada el 3 de febrero de 2006, por los entonces magistrados de la Sala Civil: Yadira Centeno,  Ramón Chavarría, Guillermo  Vargas Sandino e Iván Escobar Fornos, y la firma como secretaria de la Sala Civil  Gladys Delgadillo. Con dicho  fallo se ordena restituir seis propiedades, entre las cuales están las dos fincas donde se edificó PEPO.

Con dicho fallo, los abogados de Medina Sandino solicitaron a la entonces juez de Distrito Civil Quinto de Managua, Ligia Rivas Peña, la ejecución de la sentencia, y el 5 de abril la judicial  dicta una sentencia en la que ordena a Denis Gutiérrez --que fue el demandado por vender las propiedades-- o cualquier  persona que se encuentre en posesión  del inmueble,  para que en el acto de requerimiento pongan en posesión inmediata a Silvania Medina Sandino en seis propiedades. Entre estas están la   número 617, inscrita en el tomo 158 folios 54 y 137 del Registro Público de Rivas, y la  2,375 inscrita en el tomo   130 folio 106, y físicamente son las que corresponden al terreno donde se edificó PEPO.

Usarían hasta fuerza pública

La misma judicial  advirtió en su fallo que  si no se cumplía  con lo ordenado  se “procedería  a utilizar la fuerza pública” y ante esta decisión, la entonces jueza civil de Rivas, Marianela  Paredes, ordenó el 9 de febrero regresar al estado natural las propiedades, y ubicar en las mismas a la señora Silvania Medina, quien las reclama como heredera, al mostrar que dichas tierras pertenecían a su difunta madre, Norma Sandino, quien las adquirió mediante escritura pública diez, del 18 de febrero de 1967, y la inscribió en el Registro Público de Rivas el 21 de febrero de 1969.

Es así como el 8 de marzo de 2006, el registrador Público de Rivas, Pedro Muñoz, procedió a inscribir la propiedad a nombre de Medina Sandino, y el 3 de mayo de ese mismo año, la jueza Paredes procedió a entregar físicamente la propiedad, dejando de esa manera en el aire a PEPO que empezaba a edificarse.

¿Quién salvó a PEPO esa vez?

 Sin embargo, cuando la judicial se encontraba en plena entrega de la propiedad, el jefe policial de San Juan del Sur que le brindaba protección, le comunicó que había recibido una llamada del comisionado Jarquín, en la cual este le informa que se retire del lugar, por lo que la juez, al quedar sin protección decide salir del área por su propia seguridad. De esta forma, solo logró entregar a Medina Sandino dos lotes de 30 manzanas, y otro de unas 130 hectáreas, que corresponden a la finca  con número registral 617.

Con la llamada en la que piden al jefe policial de San Juan del Sur, de entonces, que se retire del proceso de entrega, inicia un oscuro proceso judicial, ya que el 17 de mayo la juez Rivas Peña se retracta de su propio fallo emitido el 5 de abril de 2006, a petición de un recurso de nulidad absoluta y perpetua, presentado ese día por los representantes de PEPO y por las otras cinco personas y sociedades que serían desalojadas.

Ese mismo 17 de mayo la juez admitió la petición,  y falló a favor de PEPO, y en horas de la tarde emitió un exhorto mediante el cual la Policía procedió a desalojar a los trabajadores de Medina Sandino  de las tierras de PEPO, y en su fallo la judicial hasta dice  que “resulta

evidente a esta autoridad que se debe  de haber  procedido algún tipo de error en la sentencia de la Sala Civil de la CSJ por haberse pronunciado sobre asuntos que no fueron objeto de discusión en las dos primeras instancias”, señala el fallo de la causa, admitida y resuelta en un mismo día.

Tras este giro, los abogados de Medina Sandino introdujeron en  la Sala Civil de la CSJ una apelación del fallo de la jueza  Rivas Peña, pero el mismo sigue durmiendo, mientras que el 29 de mayo del 2006 se introdujo otra demanda   por la vía ordinaria con acción de falsedad civil, nulidad de escritura  pública y cancelación de asientos registrales en contra de PEPO y el resto de personas que adquirieron la otra parte de las tierras que reclama Medina Sandino, pero la causa también duerme  en el Juzgado de Distrito Civil Tres de Managua.

“Todo esto demuestra claramente que PEPO está en un litigio, y que de no ser por las irregularidades del Poder Judicial,  la propiedad ya estaría en manos de sus verdaderos e históricos dueños, y esto solo  evidencia que hay alguien grande detrás de todo esto, porque, ¿cómo fue posible que en medio del litigio un banco y sociedades que aparecen de la noche a la mañana le hayan prestado dinero a PEPO? Esto es  solo una estrategia para quedarse con la propiedad mediante cambio de dueños, y así defenderse mejor en esta causa”, dijo Iván Salazar, representante legal de Medina Sandino.