•   EL VIEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Un rayo mató al adolescente Bismark Antonio Vargas, de 14 años, y a Félix Ignacio Dávila, de 56 años, originarios de la ciudad de El Viejo, cuando se registró una tormenta a las dos de la tarde del domingo último.

El muchacho originario del barrio “Amigos de Holanda”, con varios amigos jugaba un partido de fútbol en el campo del Instituto Nacional “Miguel Jarquín Vallejos”, de esta ciudad, cuando ocurrió la descarga eléctrica.

La centella provocó quemaduras en el pecho al adolescente Wilber Antonio Romero, de 17 años, y golpeó a Juan Carlos Mejía, de origen hondureño, y al viejano Luis Estrada, quienes fueron atendidos de emergencia en el Hospital España, de Chinandega.

“Jugamos con el equipo Olympia, el partido había sido suspendido por el árbitro principal, cuando ocurrió la descarga eléctrica. Quedé inconsciente, gracias a Dios, sobreviví”, relató Romero.   

Juan Carlos Mejía, expresó que el golpe del rayo le afectó la respiración, pero tuvo fuerzas para trasladar al hospital a sus dos amigos, los jugadores quedamos sorprendidos y lamentamos la muerte de nuestro amigo Bismark”, expresó el catracho.

“Dos de los golpeados levantaron sus manos, pensamos que era broma. Fue algo inesperado, así es la naturaleza”, indicó el joven Álvaro Luis Benavídez Gómez.

María Andrea Silva González lamentó la muerte de su nieto, quien estudiaba una carrera técnica en la ciudad de El Viejo, y se divertía sanamente cuando fue sorprendido por el rayo.

Rayo lo mata en campo de béisbol
Mientras tanto, Félix Ignacio Dávila, de 56 años, originario del barrio San Jerónimo, disfrutaba de un juego de béisbol en el campo ubicado detrás de la construcción del nuevo mercado municipal de El Viejo, cuando fue fulminado por un rayo.

En el mismo campo, resultó golpeado por la centella  Félix Antonio Juárez Guevara, de 41 años, quien aseguró que iban a comenzar a jugar, cuando ocurrió el hecho, y él recobró el conocimiento en el Hospital España.

El difunto era hermano del legendario jugador de béisbol Ángel “Calavera” Dávila, quien habita en la ciudad de Tipitapa, y estará presente en los funerales junto a sus otros siete hermanos.

Carlota Dávila aseguró que un joven llorando, después que pasó la tormenta, le confirmó la muerte de su primo, quien jugó béisbol durante su juventud.