•  |
  •  |

Nicaragua figura entre los países latinoamericanos que ha perdido anualmente un porcentaje considerable de su población joven debido a la migración, revela el estudio “Migración internacional en las Américas”, realizado en conjunto por la Organización de los Estados Americanos (OEA), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El informe presentado ayer indica que muchos países de América Latina y el Caribe “han perdido anualmente el equivalente neto de más de un tercio de una cohorte juvenil en los años recientes (2005-2010)”.

“Esto sucede en la Guayana Francesa y El Salvador (>50%); en San Vicente, Jamaica y Granada (40-50%); y en México, Ecuador y Nicaragua (25-35%)”.

Pese a que estos porcentajes son muy elevados, y que según el informe representan una pérdida de un 8 a 12% de la población de un país durante un período de 20 años, “los movimientos de salida de este tipo no han significado, precisamente, una pérdida de la población en esta región, que ha continuado aumentando más del 30% durante los últimos 20 años”.

El estudio fue presentado ayer en Washington, y es el primer Informe del Sistema Continuo de Reportes sobre Migración Internacional en las Américas (Sicremi).

El informe analiza la situación migratoria de nueve países de la región, y entre los datos presentados destaca que entre 2003 y 2009 emigraron por año casi 950,000 personas de América hacia países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde). De ese total, cerca de la mitad se movilizaron hacia Estados Unidos y una cuarta parte a España.

En 2009, Estados Unidos y Canadá en conjunto tuvieron un flujo de ingreso de unos 3,184,600 inmigrantes, entre residencias permanentes y temporales otorgadas, de los cuales 1,382,400 fueron permanentes.

En ese mismo año se registró el ingreso de 460 290 inmigrantes en siete países de América Latina analizados en este primer informe: Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, México y Uruguay.

De acuerdo con el informe, Argentina y Chile son los dos principales países de destino de migrantes regionales.

Asilos a africanos

Nicaragua resalta en la lista de naciones a las que personas del Cuerno de África le solicitan asilo.

“Las personas del Cuerno de África comienzan a figurar como solicitantes de asilo en algunos países de América Latina, en particular Nicaragua, Panamá y Colombia. Otros países africanos figuran esporádicamente. Cuba también aparece de manera frecuente como un país de origen, con más de 2,000 solicitantes en total”, detalla el informe.

El informe presta especial atención al impacto de las remesas, por su papel de lucha contra la pobreza y para fomentar la inversión de los hogares en educación y salud. Sin embargo, el impacto de estas depende del país.

Según un estudio del Banco Mundial, en 11 países latinoamericanos, por cada punto porcentual de aumento en lo correspondiente a remesas en el Producto Interno Bruto (PIB), la fracción de la población que vive en la pobreza se reduce alrededor de un 0.4% en promedio.

Pero este no es el caso de Nicaragua. El informe agrega que “los datos de encuestas de hogares indican que la emigración y las remesas reducen el número de personas que viven en la pobreza en seis de cada once países de los cuales hay datos disponibles, a excepción de México, Nicaragua, Paraguay, Perú y la República Dominicana (Banco Mundial, 2007)”.

Según cifras del Banco Mundial, en Nicaragua el flujo de remesas fue de 818 millones de dólares en 2008, 768 millones de dólares en 2009 y 803 millones de dólares en 2010.