•  |
  •  |
  • AFP


Inspectores de la Procuraduría de Nicaragua allanaron este viernes una subsidiaria de Cementera de México (Cemex), para investigar denuncias sobre contaminación ambiental hecha por pobladores que viven en los alrededores de la compañía, informó una fuente oficial.

Un grupo de pobladores presentó la denuncia en febrero pasado ante la Fiscalía, quienes se asociaron para defender el medio ambiente de su ciudad, San Rafael del Sur, a 32 kms al sur de la capital donde opera la Cemex, declaró a la AFP el Procurador del Medio Ambiente, José Luis García.

Las pesquisas son coordinadas por la Fiscalía y la Procuraduría Ambiental, con el fin de determinar si existen méritos suficientes para acusar penalmente a la representación de Cemex-Nicaragua por daños al medio ambiente y a la salud pública, explicó el funcionario.

García afirmó que el allanamiento se desarrolló sin problemas, con el consentimiento de la compañía, donde entrevistaron al gerente de operaciones, el colombiano Oscar Boada.

En el lugar se tomaron muestras de las partículas que causan supuestamente la intoxicación, así como de la vegetación, para examinarlos en un laboratorio.

Según los afectados, la cementera ha estado expulsando por las noches un polvo tóxico porque los dueños "apagan los filtros" que funcionan en las chimeneas y que impiden la salida de partículas contaminantes a la atmósfera.

Los denunciantes aseguran que los materiales tóxicos que emanan de la empresa causaron en diciembre pasado "severos" problemas de salud a los habitantes del lugar, como asfixias, que llevó a la policía a exigir a la empresa que adoptara medidas de protección.

CEMEX adquirió en el 2000 la administración de la estatal Compañía Nacional Productora de Cemento, por un período de 25 años.