•   EL VIEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |

Los cadáveres de Sergio Antonio Vásquez Picado y de Concepción Carrasco Córdoba, asesinados a balazos la noche del viernes último por  mareros guatemaltecos, en el bar Cancún de la ciudad de Escuintla, 53 kilómetros al suroeste de ciudad Guatemala, fueron repatriados la noche del martes.

Los cuerpos fueron sepultados en el cementerio de El Viejo, en medio de la consternación de familiares y de amigos, que exigen a las autoridades guatemaltecas investiguen el crimen que enluta a dos familias

Fátima Celiz Picado, prima de Vasquez, quien laboraba desde hace dos meses como cajero en el bar propiedad de la viejana Elda González, para cancelar una deuda, aseguró que la repatriación costó mil dólares, los cuales fueron pagados por las familias dolientes y amigos, debido a que la Alcaldía orteguista de El Viejo se negó a ayudarles.

“La embajada de Nicaragua en Guatemala solo nos ofreció trámites; la alcaldía y el gobierno no quisieron ayudarnos. Es lamentable que el Estado no apoye para repatriar a personas de escasos recursos que son asesinadas fuera del país. ¿Dónde está el lema: “El Pueblo Presidente”, que divulga el presidente Daniel Ortega?”, se supone que debería velar por este tipo de necesidades”, indicó una ciudadana.

Tomasa Picado Jiménez, de 96 años, se mostró consolada porque el cadáver de su nieto, Sergio, será sepultado en el cementerio de El Viejo, cuya población lo apreciaba por su honradez y por dedicación al trabajo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus