•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Por 14 días consecutivos se mantuvo la protesta de trabajadores informales del basurero La Chureca contra la Alcaldía de Managua, al tiempo que la bancada de concejales del FSLN dobló el brazo a los sindicatos del ayuntamiento, y les propuso mayor presupuesto a cambio de no seleccionar los materiales reciclables de la basura recolectada en la ciudad.

Ayer, los nueve concejales del FSLN, encabezados por el presidente de la bancada Edgardo Cuarezma, se reunieron varias horas con los tres sindicatos de obreros de la comuna y con el director de Limpieza Municipal, Ulrich Shlil, para tratar de encontrar una solución al conflicto.

Al final de la tarde, Cuarezma y los líderes de los sindicatos “Gilberto Vallejos”, “Julio Buitrago” y Unión Nacional de Empleados, acordaron firmar un acuerdo de entendimiento para proponer al Concejo una modificación al Presupuesto 2008, y obtener nueve millones de córdobas anuales para incrementar el salario de los 450 obreros que trabajan en la limpieza de la capital.

Votos de “confianza”
Según Cuarezma, con la modificación del presupuesto, los trabajadores de la municipalidad incrementarán sus salarios hasta en 1,800 córdobas mensuales, a cambio de no apartar más material reciclable de la basura recogida, y deberán garantizar que los desechos lleguen “íntegros” al basurero municipal.

Ayer mismo, y antes de firmar la propuesta de la bancada del FSLN, la Federación Sindical de Trabajadores Municipales de la Alcaldía de Managua, y la Unión Nacional de Empleados, habían publicado un comunicado donde respaldaban a sus miembros y repudiaban la participación de “elementos externos” que con su “manipulación” estaban atentando contra la salud de un millón doscientos mil habitantes de Managua.

No obstante, ayer, Santiago Cárdenas, sindicalista, firmó la propuesta y abogó por una solución inmediata al conflicto. A pesar del voto de solución, los sindicalistas especificaron que no permitirán que los camiones recolectores regresen a La Chureca mientras no haya nada firmado.

Movimiento Comunal encantado
David Narváez, del Movimiento Comunal y promotor de la protesta, igual firmó la propuesta y la aceptó “encantado”, porque “así se garantizará el pan y el trabajo a miles de churequeros”.

Para hacer efectiva la propuesta se necesita el voto de la mayoría de los 19 concejales, incluyendo el del alcalde Marenco. No obstante, el jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista, Róger Mayorga, hasta ayer en la tarde desconocía la propuesta en concreto.

“No sé qué están proponiendo los sandinistas, ni me han llamado ni me han avisado nada, pero en todo caso vamos a reunirnos y analizar propuestas de solución que ayuden a solucionar esta crisis”, dijo el concejal liberal.

Al igual que los concejales liberales, el alcalde Dionisio Marenco hasta anoche desconocía a profundidad la propuesta de la bancada del FSLN, a pesar de ser quien debe convocar a reunión extraordinaria para discutir la reforma presupuestaria.

Nicho desentendido
Marenco, al conocer de boca de los periodistas la propuesta sandinista, descartó una vez más la medida de incrementar el salario a los recolectores de basura como respuesta a la crisis, aduciendo que no hay garantías de que los obreros dejarán de pepenar antes de llegar al vertedero La Chureca.

“No me han dicho nada. Según tengo entendido, la propuesta que se manejó hace unos días consiste en subirle el salario a los compañeros que trabajan en Los Cocos, por un valor de 12 millones de córdobas, para que ellos no continúen pepenando en el camino, y de esa manera los amigos que están en La Chureca puedan recibir esa pepena, y así se termina el conflicto”, dijo Marenco.

Sin embargo, a su juicio, esta propuesta no resuelve el problema de la recolección de basura, que mantiene enfrentados a los trabajadores de la comuna y a los recolectores de desechos sólidos.

“Yo les decía hace algunos días a las personas que idearon ese sistema, que no existe ninguna garantía de que yo le suba 12 millones de córdobas a los de los camiones, y que después ellos no sigan pepenando, porque tendría que colocar un inspector en cada camión, para que ande vigilando que no recojan nada”, explicó.

Escenarios válidos
En el hipotético caso de que se concretara el incremento de salario para los trabajadores de la municipalidad, Marenco ve dos escenarios inmediatos: “Al día siguiente te pueden pasar dos cosas, que los compañeros sigan churequeando, que otros ciudadanos sigan churequeando, y que cuando llegués a La Chureca, los que están allá digan que no es suficiente, y mañana se vuelven a poner en huelga. Entonces, te quedas sin los 12 millones y sin La Chureca”.

Además, Marenco insistió en que no hay garantía para controlar a los rebuscadores de desechos que actúan de manera independiente en las calles, hurgando los desechos antes de que pasen los camiones recolectores.

“Los camiones pasan en la mañana, en la noche anterior anda una cantidad increíble de gente rebuscando la basura y llevándose lo que hallen de valor. A esos, ¿quién les va impedir que se lleven los desechos?”, se preguntó el alcalde.

No obstante, si el Concejo así lo dispone, Marenco aseguró que no se va a oponer, pese a estar claro de que así no resolverá el problema. “El Concejo es el que aprueba el presupuesto, si ellos dicen que hay, hay. Creo que sería un desperdicio de dinero, pero si el Concejo así lo ordena, así se hace”, señaló.

El conflicto se originó hace dos semanas, cuando los hurgadores del basurero municipal se quejaron de que los obreros de los camiones recolectores de basura extraían el mejor desecho sólido de ésta y les estaban dejando únicamente desechos de vidrios y plástico, que se cotizan a menor precio en el mercado local del reciclaje.

Como medida de protesta, los trabajadores informales cerraron los portones de acceso a los camiones que llegan a depositar los desechos al basurero, y desde entonces en Managua se estuvieron acumulando toneladas de basura que tienen a la capital al borde de una epidemia, según alertaron las autoridades sanitarias del Ministerio de Salud.

Alivio a Managua
Sin embargo, Marenco informó que ayer normalizó el servicio de recogida de basura y la mandó a depositar a municipios cercanos a la capital. Al respecto, el edil capitalino admitió que no pidió permiso ni lo hará, porque su misión es resolver el problema.

“Este problema yo lo resuelvo, no puedo dejar que la ciudad se inunde de basura. De manera que le guste o no le guste al Concejo, yo lo voy a hacer. No voy a ir a La Chureca, nosotros estamos llevando para otros lados, estamos regando en seis lugares. Ayer, entregue 60 camiones de Managua, nadie se dio cuenta. Es preferible limpiar la ciudad, y eso es lo que voy a hacer a cualquier costo”, manifestó.

Luego Marenco se refirió al problema de fondo del vertedero La Chureca, el cual necesita de “un programa social de gran envergadura, ya que lastima el rostro de cualquier ciudadano de Managua, y que requiere la intervención de todo el Estado, para resolver problemas de vivienda, problemas de trabajo, problema de salud. Tengo 45 millones de dólares que me donó el gobierno de España, para comenzar a trabajar en eso, pero no es un problema que se resuelve dándole 50 pesos a un colector de basura”.

(Con la colaboración de Edgard Barberena).