•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

La intervención del magistrado Rafael Solís a favor de los inversionistas del Hotel Pelican Eyes Piedras y Olas, PEPO, durante el proceso judicial que emprendió y continúa la señora Silvania Medina Sandino, no se extendió al confuso proceso de traspaso de dueños, que dejó a varios ciudadanos norteamericanos sin sus  condominios, valorados entre los US$200,000 y US$600,000.

Según declaraciones del Magistrado Solís, en mayo de 2006, él fue quien llamó a Ligia Rivas Peña, entonces Juez Quinto de Distrito Civil de Managua, para que reparara el “error” cometido en la sentencia que beneficiaba a Silvania Medina Sandino, y con la cual se le restituía las propiedades con cuenta registral 617 y 2, 375, que es donde se edificaba el Hotel Pelican Eyes Piedras y Olas.

En su declaración, el magistrado Solís justificó que su intervención fue con el objetivo de proteger la seguridad jurídica y la inversión extranjera, y de esta manera logró con su acción que el proyecto continuara ejecutándose, y que los extranjeros fueran adquiriendo lotes y condominios.

No obstante, esa supuesta protección jurídica e inversión extranjera quedan en entredicho, ya que ahora en los juzgados de Distrito Civil de Rivas se encuentran  demandas de norteamericanos que aseguran fueron despojados de sus condominios y lotes de terrenos que habían comprado dentro del complejo turístico, localizado al oeste de la bahía de San Juan del Sur, en el sector conocido como las lomas “Pancho Sandino”.

Entre los norteamericanos que han interpuesto demanda están Natalie Daw Sullivan, Michael Thomas Sullivan, Robin Donalson, Mardy Mastain y los matrimonios integrados por Patrick Charles y Silvana María Gorman y el de Walter y Patricia Gorman. El caso hasta fue expuesto ante la embajada de Estados Unidos.

Hipotecaron sus propiedades
Las demandas son en contra del entonces representante de PEPO, Robert Alan Berry, conocido como Chris Berry, el cual solicitó una línea de créditos de más de dos millones de dólares a Bancentro, y como garantía hipotecó varias propiedades del Hotel, que ya habían sido adquiridas por extranjeros que vienen a pasar su vacaciones al país, pero que, extrañamente,  nunca fueron inscritas.

Al final, Berry no honró la deuda y el banco procedió a embargar la propiedad, y posteriormente se la adjudicó mediante subasta que ejecutó el 4 de marzo de 2010, la entonces juez civil de Rivas, Jenny Chávez, por un monto de un millón  833 mil cuarenta dólares con 90 centavos, el cual incluye el monto del préstamo, los intereses, y gastos por la demanda y la subasta de los bienes hipotecados.

Las propiedades que pasaron al banco son las identificadas con los números registrales 33-297, 33-322, 33-298 y la 30-960. Pero Bancentro no es el único que aparece como prestamista de PEPO, ya que mientras esta entidad financiera entablaba en el juzgado de Rivas acciones legales para adjudicase las propiedades, apareció una sociedad constituida el 24 de agosto de ese año que también prestó a Berry, en representación de PEPO, la suma de 795 mil dólares.

Las dos sociedades y el negocio redondo
Dicha sociedad lleva por nombre Administradora de Hoteles de San Juan del Sur, Sociedad Anónima, y fue conformada por el ama de casa María Castillo Sánchez, y por la abogada de Masaya, Ana Beatriz Zelaya Acuña, e iniciaron con un capital social de C$100,000, y nueve días después de haberse constituido otorgaron el préstamo, y entre el 9 de marzo y el 10 de abril de 2010, se adjudicaron en dación de pago todo lo que quedaba de PEPO, incluyendo carros, y hasta los inmuebles y electrodomésticos que estaban en los condominios.

En tanto, otra sociedad llamada Inversiones Inmobiliarias de San Juan del Sur, que también fue creada el 24 de agosto de 2009 por Castillo Sánchez y por Zelaya Acuña, con un capital social inicial de cien mil córdobas, aparece comprando a Bancentro el resto de la propiedad por 2 millones 704,mil 539 dólares con 28 centavos.

Según escritura de promesa de venta del 27 de noviembre de 2009, Inversiones Inmobiliarias de San Juan del Sur es representada por Leonel de Jesús Aguirre Sevilla, y en dicho documento se establece que el pago será cancelado en cuatro cuotas, siendo la última el tercer sábado de enero.

De esta manera, las dos sociedades que surgieron el 24 de agosto de 2009 con un capital social de C$100,000 son amas y señoras del Pelican Eyes Piedras y Olas, pero según la demanda que han hecho los norteamericanos en el juzgado de Distrito de Rivas, ellos adquirieron de buena fe lo condominios y lotes que están dentro del hotel, y que fueron hipotecados por préstamos otorgados con todo y el extenso litigio de los Medina Sandino.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus