•  |
  •  |

“Una sociedad que aísla a sus jóvenes está condenada a desangrarse”, fue la reflexión ayer de la primera comisionada Aminta Granera, Directora de la Policía Nacional, al inaugurar el Centro de Promoción y Desarrollo Juvenil, “Juventud”, donde en una etapa inicial, 200 jóvenes de la capital que han logrado dejar el mundo de las pandillas y el consumo de drogas recibirán una ayuda integral.

El Centro Juventud fue construido gracias a la cooperación internacional que aportó un monto de 47.5 millones de córdobas, y cuenta con canchas y salones multiusos, donde se impartirán clases de computación, mecánica automotriz, costura y estilismo, entre otras.
Granera explicó sobre los aspectos puntuales de las estrategias policiales hacia los jóvenes, y destacó “la prevención secundaria, que va dirigida a jóvenes que ya forman parte de los grupos juveniles, para que se desmovilicen y renuncien a la violencia, y la prevención terciaria, que va fundamentalmente dirigida a jóvenes que ya han sido detenidos, que ya han sido regresados a la comunidad y que trabajamos con ellos para que no vuelvan a caer, ni en las drogas ni en el alcohol, ni en la violencia juvenil”.

Expandillero: “No más dolor y muerte”
David Bermúdez Umaña es un expandillero del barrio 18 de Mayo, ubicado en el Distrito Cinco de Managua. Recordó que “las pandillas sólo han dejado dolor y muerte en los hogares… y ahora tenemos la labor de convertir este centro en nuestro hogar”, señaló.

Doña Mercedes Vílchez, madre de un expandillero que ha decidido tomar la mano amiga que está ofreciendo la Policía, destacó la necesidad que existe en nuestro país de crear más centros de ayuda --como el Centro Juventud-- para los “chavalos”. Agradeció a la comunidad cooperante por hacer realidad el sueño de muchas madres, que esperan ver a sus hijos caminando por las sendas del bien, la honradez, el trabajo y la paz.