•   RIVAS  |
  •  |
  •  |

La usurpación del Pelican Eyes Piedras y Olas, PEPO, tuvo como gran aliada la confabulación de los mismos abogados del complejo turístico, revelan en una carta que enviaron a la Embajada de Estados Unidos, los norteamericanos que fueron despojados de los condominios que integran el resort.

La carta, con fecha del 14 de junio de 2011, dice que en las oficinas del Bufete García Bodán, que era el que representaba al Pelican Eyes Piedras y Olas, fue donde se gestó una reunión en la cual se acordó entregar los poderes para traspasar el lujoso hotel a nuevos dueños.

Singular apoderado
Y, efectivamente, el abogado Róger Pérez Aguilar reveló que a él lo llamaron de la oficina García Bodán para entregarle un Poder General Judicial, y que representara a PEPO en tres demandas por la vía ordinaria civil con acción de pago, y que la orientación que le dieron es que entregara la segunda fase del hotel en dación de pago a favor de la administradora de Hoteles de San Juan del Sur, que es la que había entablado la demanda por un supuesto préstamo de US$795,000 que no pagó el representante del hotel, que en este caso era Robert Alan Barry, conocido como Chris Berry.

Sin embargo, con las investigaciones de EL NUEVO DIARIO, se conoció que realmente el préstamo nuca se hizo. Según la carta dirigida a la Embajada de Estados Unidos, con la entrega de la segunda fase de PEPO se pierde una inversión de más de US$15 millones.

En la misiva cuestionan, a la vez, que hayan entregados sus propiedades a Administradora de Hoteles, al asegurar que no podían dar algo que ya había sido vendido por el representante de PEPO, y señalan que les parece “increíble que accionistas de la compañía que demandó a PEPO se encontraran en la oficina que provee servicios legales a PEPO, y en la misma confirieran poderes para actuar contra PEPO”, dice la carta en la cual señalan directamente al Bufete García Bodán.

Señalan a confabulados
Entre los que se confabularon con los abogados, señalan a los norteamericanos,  Michael J. Emling Esq, Kirk Hankla, Roger Keeling, Leslie Buzz Dow, Richard Garret, Chris Renshaw y otros, incluyendo a algunos abogados norteamericanos y al nicaragüense Fernando Medina Montiel.

En la carta, los quejosos explican cómo los antes señalados se apropiaron del Pelican Eyes, y señalan que lo primero que hicieron fue incorporar a Nicaragua la estadounidense Compañía Pelican Eyes Holding Company, y al conocer que iban a ser los dueños del hotel, crearon el 24 de agosto de 2009 las subsidiarias nicaragüenses Administradora de Hoteles de San Juan del Sur e Inversiones Inmobiliarias de San Juan del Sur.

Una se encargó de adquirir la segunda fase del Pelican Eyes Piedras y Olas, con la famosa demanda de acción de pago, por el préstamo de los US$795,000, y la otra adquirió la primera fase por compra venta que hizo a Bancentro, entidad financiera que se adjudicó esa parte por una deuda superior a US$2 millones, la cual no canceló Chris Berry, quien fue el que solicitó el préstamo, y dejó hipotecadas las propiedades de esta primera fase que ya había vendido.

Entre los despojados de sus condominios están Michael Kazen, quien invirtió 379 mil dólares, y el matrimonio integrado por Patrik Gorman y Silvana Gorman, quienes aseguran haber invertido 575 mil dólares.


Nuevos dueño reconocen pagos a abogado de PEPO
Como evidencia de la confabulación de los abogados que representaban a PEPO, existe un informe en manos de los afectados, el cual fue realizado por los nuevos dueños, quienes detallan en ese documento que al 12 de octubre de 2,010 habían pagado en gastos legales US$92,779.85 en concepto de honorario legales a favor de García & Bodán, Katia Grisel Tijerino Umaña, Roger Pérez Aguilar, Humberto Corrales y Fernando Medina Montiel.

Según Guillermo Areas, abogado de los norteamericanos despojados, este caso, el cual catalogan como estafa, será expuesto en los tribunales de Estados Unidos, y “los afectados ya se están contactando con despachos de abogados de ese país para  iniciar acciones legales”.

Agregó que existió colusión para despojar a sus clientes de sus condominios, y que se realizará una acción penal en contra de los involucrados, en la cual se acusará a los abogados que se hayan coludido con los actuales dueños del Pelican para hacer el despojo.