Ary Pantoja
  •   Managua  |
  •  |
  •  |
  • END

Un total de 12 ex funcionarios de Correos de Nicaragua, incluyendo a los ex presidentes ejecutivos de la institución, Alejandro Fiallos Navarro y Pablo Francisco Ubilla Gasteazoro, fueron acusados ante el Juzgado Sexto Penal por la Fiscalía General de la República por los presuntos delitos de peculado y malversación de caudales públicos.
Según la acusación presentada por la fiscal Georgina Murillo, durante su administración al frente de Correos de Nicaragua, del 10 de enero de 1997 al 14 de agosto de 2002 --en el gobierno del entonces presidente, Arnoldo Alemán--, Ubilla Gasteazoro ordenó a la gerente administrativa financiera, Karla Hernández Bucardo, abrir la “cuenta confidencial” número 15411720-8 en el Banco de América Central (BAC), en moneda extranjera.
A esta cuenta bancaria se destinaron recursos de la institución hasta por US$890,691, que fueron utilizados para préstamos personales y pago de doble salario a los 12 ex funcionarios acusados.
La acusación incluye a Fiallos Navarro porque, según se determinó, al asumir la presidencia ejecutiva de Correos de Nicaragua --del nueve de agosto de 2002, al 25 de marzo de 2003-- mantuvo esa práctica “irregular”, y el mismo Fiallos habría recibido varios cheques de hasta US$2,000 en concepto de pago por servicios de asesorías, pese a que era la máxima autoridad de la institución.
Doble planilla
Murillo dijo que a la mencionada cuenta del BAC --que ambos ex directores utilizaban de forma discrecional-- entraron US$890,691 provenientes de Correos de Nicaragua. El dinero sirvió para préstamos personales y pago de doble planilla de los funcionarios acusados.
Además de Fiallos y Ubilla, fueron acusados como coautores Walter René Pérez Gutiérrez, Jorge Luis Sequeira Icabalceta y Karla del Carmen Hernández Bucardo. En calidad de cómplices de los mismos delitos, fueron acusados Karla Moncada Carrión, Gisella Méndez Quintana, Ivonne del Carmen Mántica Arana, Ligia Ramírez Corrales, Alejandro Moncada Castillo, Waldo José Soto Bravo y Luis Javier Pérez Wong.
El Código Penal vigente establece una pena de entre siete y 10 años de prisión para el delito de peculado; mientras que para la malversación de caudales públicos, se aplica una pena de entre cinco y siete años. Según la fiscal Murillo, el cómplice recibe la misma sanción penal que el autor.
Fiallos y Sequeira se defienden
Desde Miami, Alejandro Fiallos se defendió de la acusación argumentando que todo se trata de una trama política de parte de Arnoldo Alemán. Según Fiallos, personalmente ordenó que la cuenta del BAC dejara de ser “confidencial” y se convirtió en una cuenta contable de Correos de Nicaragua, de modo que se supiera de forma transparente la forma en que se utilizaba ese dinero.
Fiallos defendió la emisión de cheques a su favor argumentando que eran parte del “estipendio” que pagaba a sus funcionarios el presidente Enrique Bolaños Geyer, práctica que, según dijo, fue suspendida definitivamente por el mandatario en 2003.
Por su parte, el ex gerente administrativo de Correos de Nicaragua --durante la administración de Fiallos--, Jorge Sequeira Icabalceta, dijo que desde septiembre de 2002 se ordenó el cambio de la cuenta bancaria y se suspendió inmediatamente el pago de los estipendios.
Sequeira señaló que cuenta con los informes de auditoría interna y de la Contraloría General de la República, donde resulta exonerado de cualquier responsabilidad. Al igual que Fiallos, Sequeira expresó que responderá a la acusación una vez que sea citado por la autoridad judicial correspondiente.