•  |
  •  |

Pese a la inconformidad de los productores avícolas nicaragüenses, un total de 40,000 cajillas de huevos provenientes de Honduras están siendo comercializadas desde el día de ayer en los ocho mercados de la capital, a precios favorables para los consumidores.
La coordinadora de ferias de todos los mercados de Managua, Kenia Lotz, informó que la más reciente importación del producto ingresó ayer al país, dando la oportunidad  a los consumidores de adquirir huevos a 70 córdobas la
cajilla.

Lotz destacó que las 40,000 cajillas de huevos cubrirán la demanda de los cinco días de duración de la Feria de la Alegría, que culmina el próximo 19 de Julio, y se lleva a cabo en los mercados Mayoreo, “Iván Montenegro”, “Roberto Huembes”, Oriental, Periférico, “Israel Lewites”,  Virgen de Candelaria y “Roger Deshon”. Como parte de esta feria, los comerciantes también están ofreciendo diferentes cortes de pollo, al precio de entre 21 y 23 córdobas la libra.

Para el director ejecutivo de la Asociación Nacional de Avicultores y  Productores de Alimentos, Anapa, Donald Tuckler, estas importaciones se han convertido en una amenaza para las proyecciones de crecimiento de la industria avícola nicaragüense.

Que determine el mercado
El sector estima obtener un crecimiento de cuatro mil cajillas por día, es decir, pasar de las 41 mil a 45 mil cajillas diarias. Sin embargo, la oferta del huevo hondureño en los mercados de la ciudad, está “haciendo contrapeso” a la demanda del producto nacional.

Tuckler consideró que pese a las importaciones, los productores del país han decidido continuar con sus procesos productivos, incluso sometiéndose a prácticas desleales de comercio, para que sea el propio mercado el que determine el precio promedio del huevo.

“Vamos a mantener los volúmenes, tenemos planes de crecimiento, inclusive de parte de los pequeños y medianos productores se reportaba un crecimiento de cuatro mil cajillas diarias, pero hay que decir que esos crecimientos están expuestos a una situación comercial que los puede afectar, y es ahí el rol del gobierno, la verdadera muestra si se quiere fomentar la producción o no”, refirió.
Tuckler recordó que la afectación a los productores nicaragüenses se da vía precio, en vista de que el huevo es un producto perecedero y no puede ser almacenado mientras el inventario es comercializado.

“El productor no puede quedarse con el huevo, eso lo que haría es acentuar aún más sus pérdidas, entonces, sencillamente, tiene que ir con sus productos a los mercados, pero si hay una distorsión en el comercio, termina afectando”, argumentó.