•  |
  •  |

Fuentes extraoficiales revelaron a END, de manera categórica, que Alejandro “El Palidejo” señalado como autor intelectual del atentado en que perdió la vida el cantautor argentino Facundo Cabral, no es reo de la Policía Nacional y ni siquiera hay pistas de que esté en Nicaragua.

Las mismas fuentes dijeron que las investigaciones en nuestro país no están centradas únicamente en la supuesta pasada de cuentas al nicaragüense Henry Fariñas, sino en la amplia posibilidad de que el objetivo del atentado haya sido el propio Cabral.

Bruto reto del crimen organizado
El asesinato de Cabral dejó en evidencia las debilidades de la región en materia de lucha contra el crimen organizado, dijeron ayer expertos en seguridad ciudadana.

El hecho fue percibido como “una bofetada a los gobiernos de la región”, que apenas un mes antes se habían reunido en la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad de Centroamérica en Guatemala, para declararle la guerra a los grupos narcos que operan en el istmo.

“Allí tenemos un primer problema. Se da una acción política y pocas semanas después se pone en evidencia que el problema de la región es grave, lo cual uno puede percibir como una bofetada ante ese evento tan importante que planteaba un reto”, consideró el ex subdirector de la Policía Nacional, comisionado general en retiro Francisco Bautista Lara. Este crimen también suscitó la polémica sobre las responsabilidades de los países involucrados a través de sus connacionales. Funcionarios de alto nivel guatemalteco y nicaragüense han querido guardar una buena imagen de sus países, en algo que Bautista Lara calificó como “inútil”.

Crimen transnacional
“Este es un problema regional, que trasciende a un país y a una nacionalidad. Si analiza las figuras que están involucradas, ¿quién es la víctima?, un argentino, ¿los autores?, guatemaltecos. El hecho ocurre en Guatemala, también está vinculado un mexicano. Uno de los acompañantes es nicaragüense. También se dice que el autor intelectual es un costarricense. Mire cuántas nacionalidades están metidas allí. Evidentemente es un problema regional”, explicó Bautista Lara.

El comisionado general en retiro agregó que “la responsabilidad inmediata de resolver el crimen es de Guatemala, pero hay que ver el problema como un problema regional y hay que buscarle soluciones regionales, independiente de las responsabilidades directas del país donde ocurrió el hecho”.

El exjefe policial anota que la situación trasciende al asesinato de Cabral, pues en Centroamérica diariamente mueren entre 60 y 80 personas a causa de la violencia generada por el crimen organizado y la inseguridad. “Esa es la realidad, hay que sobreponerse a los enfoques localistas ante un problema que tiene una naturaleza global”, expresó.

Debilidad al descubierto
El investigador del Instituto de Estudios Estratégicos de Políticas Públicas, Ieepp, Roberto Orozco, coincidió en que con la muerte de Cabral quedó al descubierto la fragilidad de la política de seguridad regional en Centroamérica.

Y más allá de eso, sostuvo que a nivel político, la región no está coordinada para enfrentar unida al problema: “No tienen el mismo sentir, están defendiendo a connacionales con visión de país y no de región”.

“Pareciera que los vínculos económicos y políticos del crimen organizado son más fuertes que la estrategia de seguridad”, consideró Orozco.

La disputa en torno a la nacionalidad de los autores intelectuales y materiales del crimen salpicó a Costa Rica, luego que información proveniente de Guatemala, donde ocurrió el asesinato, atribuyera la nacionalidad costarricense al sujeto conocido como Alejandro alias “El Padilejo”.

Istmo golpeado
El asesinato de Cabral en Guatemala daña la imagen de Centroamérica ante el mundo, opinó esta semana el nuevo ministro de Seguridad de Costa Rica, Mario Zamora.

“Esta es la peor forma de poner a Centroamérica en el mapa mundial. Si hace 15 días lanzamos un muy buen mensaje con la cumbre regional, justamente en Guatemala, esto es todo lo contrario”, lamentó Zamora, en declaraciones al sitio web del diario La Nación. Hasta unas semanas, previo y durante la Cumbre en Guatemala en junio pasado, circuló a nivel mundial la información de Centroamérica, de acuerdo con el PNUD, era la región más violenta del mundo, más de 79.000 personas fueron asesinadas entre 2003 y 2008.

La muerte de Cabral, de 74 años, trajo a colación tal aseveración y fue considerada por varios analistas como un mensaje de la mafia contra los gobiernos de América Latina y Centroamérica que hace un mes se unieron para declararle la guerra.

El artista fue asesinado el sábado 9 de julio en una emboscada cuando unos sicarios atacaron con fusiles de asalto el vehículo del empresario nicaragüense Henry Fariñas, que circulaba en Ciudad Guatemala.

“Palidejo” no aparece más que en titulares

El presunto autor intelectual del cantautor argentino Facundo Cabral, Alejandro alias “El Palidejo”, no ha sido capturado en Nicaragua y hasta la fecha no hay autoridad centroamericana que reconozca su paradero o que, mucho menos, lo tenga capturado.

Ayer el vocero de la Policía Nacional, comisionado Fernando Borges, negó tajantemente que en la Dirección de Auxilio Judicial se encuentre detenido el presunto autor intelectual del crimen contra Cabral o persona alguna vinculada con el asesinato ocurrido el pasado sábado 9 de julio en Ciudad Guatemala.

“No tenemos capturada a esa persona, no tenemos información sobre persona alguna vinculada al caso que haya sido capturado en Nicaragua y desconocemos su paradero”, dijo brevemente el funcionario policial, luego de que un medio escrito especulara en su página principal sobre la “captura” de alias “El Palidejo” por la Policía Nacional y su retención en una celda de la Dirección de Auxilio Judicial.

CA alarmada

Los teléfonos de la Policía Nacional, en su sede central de Plaza El Sol, repicaron ayer todo el día con llamadas de medios de comunicación internacionales, autoridades locales y contactos de otros gobiernos de la región, pidiendo información sobre la “información” publicada y la respuesta fue la misma: “El Palidejo no ha sido capturado”.

De igual modo fuentes del Ejército de Nicaragua rechazaron la información, al comentar que a raíz de la publicación pidieron información formal a las autoridades policiales y éstas les dijeron que la publicación mencionada era falsa.

“Cualquier cuerpo policial o militar que capture a este sujeto, inmediatamente lo daría a conocer y lo presentaría, dada la relevancia que tiene el caso. No creo que nuestra Policía mienta sobre un caso tan grave como este”, dijo una fuente militar de alto nivel.