•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Tras reconocer la voluntad de la Corte Suprema de Justicia al destituir al personal del Registro Público de la Propiedad Inmueble y Mercantil de San Carlos, Río San Juan, por presuntos actos de corrupción, los usuarios ahora se quejan porque tienen que aguantar sol y lluvia en la largas filas que se producen a diario, y en horario limitado de atención, lo que es calificado de “burocracia y militarización”.

A raíz de la reapertura, el horario es de 9 a 12 del mediodía, de lunes a jueves, y el viernes de 9 a 11 de la mañana. El anuncio está en las verjas de la entrada, donde dos guardas de seguridad no permiten a los que llegan que esperen ni en el porche.

En las filas el clamor es generalizado y explicaciones no hay, pues la nueva registradora, Arlina Paola Gil Campos, además de negar a la prensa el acceso al recinto, tampoco ha querido brindar declaraciones. No obstante, pudimos apreciar que la comisión del Registro de la Propiedad central aún trabaja en el ordenamiento de esa entidad de la Corte Suprema de Justicia. Igual se desconoce si el escandaloso caso que conllevó a realizar allanamientos a los exempleados y a bufetes de algunos abogados, tocará las puertas judiciales.

Laureano Centeno Fernández, originario de San Ramón, expresó su malestar: “Vivo a siete horas de camino, ando sacando una libertad de gravamen, y estoy desde las 9 de la mañana, nos dieron números, pero aquí pasan a quien quieren, y el horario es demasiado corto, porque venimos de largo para que después de hacer fila no nos resuelvan nuestra gestión”.

Abogado truena
José Benito Oporta Álvarez, abogado y notario público, refirió que “había mal manejo por los bisnes, pero a raíz que se montó la nueva administración y el nuevo sistema, ahora son grandes filones.

Hoy traía a inscribir 10 escrituras y solo una me pudieron atender, lo que hicieron fue burocratizar la atención, militarizaron, los CPF no te dejan entrar, le gente está en el sol, ni un asiento le ofrecen, ni una explicación.

Todo es restricto, para mí el Registro retrocedió 50 años, además, no te anotan en derechos reales, sino en preventivo, habiendo pagado solvencias, recibos fiscales, así que los afectados serán los clientes”.

El abogado dijo resentir lo que llama “chontaleñización”, pues los jueces son de allá, el personal que nombraron del Registro también es de allá, y no hay acceso al trabajo para los riosanjuaneños”.

El ingeniero Gilberto de Jesús Lacayo Robles dijo que “era hora de que pararan lo que era un malestar generalizado, ya que fue un escándalo que no solo perjudicó al Estado, sino a los usuarios”, pero consideró “ilógico que todo el personal venga de Juigalpa, está bien la cabeza si era necesario, porque lo que ocurrió es porque lo permitió el Registrador. Son las personas de fuera de Río San Juan las que han venido a hacer malos manejos, y esperamos que los magistrados reflexionen”, anotó.

Pagando los elotes
Enrique Eulogio Hernández López, de la comarca San Isidro de Las Azucenas, señaló que acudió al Registro porque “tengo una escritura metida desde hace 14 meses, y me han llevado de mañana en mañana; pagué 720 córdobas a las muchachas que trabajaban aquí y no me dieron recibo, ella me dijo que los recibos iban pegados a la escritura, a lo mejor nos hacen pagar de nuevo”, consideró.  

Amadeo Lara Velázquez, de Boca de Sábalos, dijo andar “buscando una escritura que tengo desde hace tres meses, pero no me resuelven nada, pagué 400 córdobas a las mujeres que trabajaban. No lo hice en el banco, pero mire cómo nos tienen, aquí aguantando sol”.

Eddy García Gaitán, llegó de Masaya a realizar gestiones para la legalización de una propiedad, “he tenido obstáculos, ¿cómo es posible que trabajen el viernes dos horas, de 9 a 11? Vengo desde largo, y me voy a ir sin poder hacer nada. No es justo que los perjudicamos seamos nosotros”.