•  |
  •  |

El comisionado general en retiro, Francisco Bautista Lara, afirmó que por las características del crimen perpetrado por un reo en contra de otro en la cárcel “Modelo”, de Tipitapa, se trata de sicariato, y demuestra que el crimen organizado opera en nuestro país, aunque no de manera generalizada, mientras las autoridades policiales aún no han resuelto este caso.

El recluso Pastor Escobar Duarte, de 43 años, condenado por narcotráfico, perdió la vida al ser baleado por el reo Douglas Sánchez Bustos, condenado a 25 años de prisión, quien desde el momento que ejecutó el “encargo” ha permanecido en silencio.

“La muerte de este reo nos indica que se están dirigiendo y organizando delitos desde el sistema penitenciario, además, siempre ha sido así, siempre ha habido algunos hechos, pero muy excepcionalmente. Lo importante es no decir que no hay peligro, lo que hay que decir es que el peligro no es generalizado”, aseguró Bautista.

Policía no aclara
Mientras, los comisionados mayores Fernando Borge y Glenda Zavala, jefe de Relaciones Públicas y de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, respectivamente, solo repitieron que “continuamos investigando”.

El comisionado general en retiro dijo no descartar que funcionarios del Sistema Penitenciario estén involucrados en la introducción del arma utilizada por el asesino, pero recordó que los privados de libertad tienen un sinnúmero de maneras ingeniosas para introducir diferentes objetos a este centro carcelario.

El exjefe policial agregó que existen debilidades en infraestructura en los sistemas penitenciarios del país, sobre todo en la Costa Atlántica, pero que hay ciertas áreas que permiten mantener el resguardo de criminales de alto peligro, no obstante, deben mejorarse.

Por su parte, Pablo Cuevas, asesor jurídico de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, destacó que sobre el sicariato interno en “La Modelo”, esta organización mostró interés sobre el caso y enviaron por escrito un requerimiento, sin que hasta el momento haya información oficial.

Miedo entre reclusos
“Según conocemos por los familiares de los detenidos, a lo interno del penal se mantiene el miedo de los reclusos, porque consideran que su seguridad física no está protegida por los funcionarios encargados conforme a ley”, dijo Cuevas.

Alegó que, responsablemente, ante el caso de sicariato y de la media docena de denuncias contra la institución, siempre solicitan información al Sistema Penitenciario Nacional, SPN, pero de ahí los remiten a Inspectoría Civil del Ministerio de Gobernación, donde, igualmente, no hay respuesta.

“La única vez que tuvimos respuesta fue por el caso de un señor que tenía 11 meses de tener orden de libertad, pero continuaba en detención, a pesar de tener una resolución a su favor de parte del Tribunal de Apelaciones. Fue hasta hace 15 días que se le dio libertad.

De la media docena de denuncias entregadas, no hay respuesta ni por escrito ni verbal, e igual los ciudadanos denunciantes tampoco encuentran solución”, expresó el asesor legal de la CPDH.