•  |
  •  |

Costa Rica recibió con “desconfianza” la propuesta que el presidente Daniel Ortega lanzó desde la tarima el 19 de Julio para desarrollar un trabajo binacional en la zona de Harbour Head, mientras la Juventud Ambientalista no aplaudió el anuncio por la connotación partidaria de la actividad.

“En tanto la Corte Internacional de Justicia de La Haya se pronuncie sobre el diferendo que tenemos en Harbour Head... le propongo a la presidenta Laura Chinchilla, que organicemos una brigada de ecologistas, ambientalistas, costarricenses, nicaragüenses centroamericanos, latinoamericanos”, ofreció Ortega.

Raomir Manzanares, del Club de Jóvenes Ambientalistas, valoró positivamente esa “voluntad” del presidente nicaragüense, sin embargo, por el sitio y la connotación partidaria de la actividad, cuestionó la trascendencia de la misma.

“Que no sea disposición de tarima”, señaló el representante del movimiento ambientalista, argumentando que si realmente Nicaragua tiene el interés de atender los problemas de la reserva San Juan en conjunto con Costa Rica debe buscar los espacios pertinentes. “Que no caiga en la retórica, que la demuestre (su voluntad)”, retó.

Por su lado, Costa Rica le dio poca importancia a la propuesta referida. “Nosotros no tenemos ninguna información, no hay ningún documento (oficial), no hay nada formal”, fue la primera reacción del vicecanciller Carlos Roversi, sobre el interés de Ortega de integrar una brigada ecológica binacional para desarrollar la zona.

Según Ortega, el humedal contiguo a Harbour Head hay que “protegerlo  y desarrollarlo, porque es un bien de la humanidad”.

Para el vicecanciller tico, en todo el conflicto fronterizo, Ortega y su gobierno no han manifestado actos de buena fe, en lo que Costa Rica ha considerado como invasión a la llamada Isla Calero.

“Mi primera reacción es de desconfianza, porque no ha habido ningún acto de buena fe de parte de Nicaragua, hasta ahora, como para creer en propuestas”, declaró Roverssi a Radio Reloj.

“Pero lo más grave, es que me parece que eso fue en medio de un acto político, y, simplemente, para atraer votos de algunos sectores que probablemente  discrepan de las políticas de Ortega”, dijo el diplomático, quien ha mantenido un discurso fuerte contra el gobierno mencionado.

Dar el primer paso
Ahora, pasada la efervescencia motivada por las masas, Raomir dice que la comunidad de expertos ambientales tanto nicas como ticos, esperan que nuestro país dé el primer paso para que se la manifieste a Costa Rica por las vías pertinentes.

Propuso a Ortega que ordene a su ministra de Ambiente, Juana Argeñal, solicitar una reunión del Consejo de Ministros de la Comisión Centroamericana del Ambiente y Desarrollo, órgano ambiental del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, poniendo como punto de agenda la propuesta que en el acto del 32 aniversario de la Revolución hiciera Ortega.

“Así es que se abordan las cosas”, apuntó.

Incer: ticos tienen la pelota en su cancha
El asesor presidencial para asuntos ambientales, Jaime Incer, consideró “correcta” la posición de Ortega, y dijo que ahora la “pelota está en la cancha de Costa Rica”.

Recordó que el Río San Juan es parte del corredor biológico mesoamericano y es “válido” hacer un esfuerzo regional.

Explicó que en la zona en litigio no existen mayores problemas ambientales, porque no está muy habitada ni hay frontera, y, sobre todo, porque son humedales, y las condiciones ecológicas favorecen el desarrollo de la vegetación.

“La periferia donde hay colonización y el cambio de uso de suelo son los verdaderamente atentados contra las capacidades ecológicas y turísticas”, señaló Íncer, reconociendo que en la tarea de recuperación ambiental que urge a la zona fronteriza Costa Rica debe hacer un mayor esfuerzo.