•  |
  •  |

La magistrada de la Corte Suprema de Justicia, Juana Méndez, proyectista de la sentencia que disminuye la condena a Farinton Reyes de seis a cuatro años de cárcel, por el delito de violación en perjuicio de Fátima Hernández, porque “actuó en estado de arrebato estimulado por la cerveza que había injerido”, sostuvo que el fallo y el beneficio de suspensión de la pena, “es oportuna, proporcional y de justicia”.

La magistrada afirmó que el acusado “sí cometió un delito, pero sin previa planificación ni dolo, ya que según las atestiguaciones y pruebas del hecho, la víctima fue permisiva. Lo que hubo fue un exceso en el acto sexual, de acuerdo con lo expresado en un inicio por Hernández”.

Este argumento es criticado por mujeres organizadas, ya que el Derecho Penal nicaragüense, desde la reforma del Código Penal, con la Ley 150, protege la libertad sexual, es decir, basta conque la mujer o el hombre diga no a la relación, se encuentre donde se encuentre.

Aguilar se “lava las manos”
Méndez agregó, según comunicado de prensa, que “Fátima fue permisiva en ir al hospedaje Meza, sin hacer reclamo alguno desde su ingreso. Para la Sala Penal no es creíble parte del testimonio de Fátima, cuando expresó que fue montada a la fuerza al vehículo por Farinton. La pericia forense no encontró vestigios de agresión, lo que significa que no fue conducida a la fuerza, sino voluntariamente, convirtiéndose en víctima permisiva colaboradora”.

Mientras tanto, el Vicepresidente de la CSJ, magistrado Marvin Aguilar, otro de los firmantes de la sentencia, expresó que no es culpa de los magistrados que a los delitos graves o menos graves se les pueda aplicar la pena mínima, ni que el Código Penal diga que podés aplicar las tres cuartas partes menos de la pena mínima establecida.

“Eso está en la ley, nosotros somos aplicadores de la ley nada más”, refirió Aguilar, lavándose las manos.

Voto razonado
La magistrada Yadira Centeno, única que razonó su voto, expresó que está de acuerdo con una parte de la sentencia de sus colegas, porque “llegó a la verdad, que hubo violación, pero no estoy de acuerdo con las atenuantes, porque no existen. No hay tal estado de arrebato ni obcecación. ¿Qué situación, qué estimulo tan poderoso hubo para actuar de tal manera? Se interrogó la magistrada disidente.

EL NUEVO DIARIO intentó hablar con la Presidenta de la CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, ya que al parecer, sus colegas son totalmente inconsecuentes con la política de género que profesa llevar el Poder Judicial, con sus campañas de acceso a justicia a mujeres, defensa y reivindicación de derechos de las mujeres, y promoviendo leyes de violencia integral contra la mujer, pero en la oficina de Relaciones Públicas expresaron que no estaba disponible.