•  |
  •  |

En Nicaragua, con la participación de más de mil docentes locales, y con la asistencia de delegaciones de 14 países de la región, se celebra el XI Congreso Latinoamericano de Lectura, teniendo como principal objetivo el intercambio de experiencias y la actualización de conocimientos pedagógicos, que permitan mejorar las capacidades de los educadores, principalmente orientadas a mejorar los niveles de lectoescritura, una materia en la que nuestro país tampoco reporta las mejores calificaciones.

Fiorela Castro, Presidenta de Nicaragua Lee, reconoció las bajos índices de lectura y de comprensión de nuestros estudiantes, pero destacó que eventos como el que desde ayer está instalado en el país, son pasos importantes para llamar la atención no solo al Estado, sino a la sociedad en su conjunto, sobre la importancia de la lectura para el desarrollo.

“La lucha contra la pobreza se gana en las aulas”, expresó Castro, resaltando la oportunidad que tienen los 1,077 maestros del país para empoderarse en las nuevas técnicas pedagógicas, a partir de esta experiencia.

Pero Josefina Vigil, del Centro de Investigación y Acción Educativa Social, Ciases, reconoció que muchos de los problemas que afronta el sistema educativo del país en el campo de la calidad, tienen que ver con un problema de la enseñanza de la lectura.

Una investigación hecha por este organismo determinó que nuestros niños en los tres primeros años de escuela presentan considerables deficiencias en capacidad lectora, y así como en comprensión. El 40% de los de segundo grado, por ejemplo, que deberían leer 35 palabras no alcanzó la meta.

“La lectura es fundamental, y, por tanto, debe ser una prioridad en los primeros grados”, indicó Vigil, reconociendo que los padres tienen una tarea fundamental para cultivarla desde la más tierna infancia.

¿Cómo? Explicó que el niño no necesita leer, la palabra, la descripción con recursos como el cuento es el primer paso para despertar el necesario interés, señaló.

Expresó que, en los colegios, los docentes a veces priorizan abarcar demasiados contenidos, cuando lo realmente prioritario es fortalecer los aprendizajes fundamentales como leer, escribir, el desarrollo del pensamiento lógico, matemáticas, métodos científicos y la investigación, mencionó.

 

Hay que mejorar capacidades de educadores

Por su parte, el doctor Óscar Martínez, Presidente del Comité Latinoamericano de Lectura, IRA, manifestó su optimismo para que países como Nicaragua, que “presentan avances  básicos”, den pasos importantes.

Mencionó que nos falta innovación y desarrollo profesional, dos puntos que se han propuesto superar en la estrategia trazada desde el IRA,

Martínez considera importante conseguir aliados, patrocinios y subsidios para que ayuden a programas encaminados en la superación de los bajos índices de lectoescritura. También mencionó necesaria la implementación de la tecnología, y darle el uso adecuado para aprovechar su beneficio.

Al acto inaugural de este encuentro, que finaliza mañana, asistió la ministra de Educación Miriam Ráudez, quien resaltó los programas de educación de adultos, así como la campaña por la universalización de la Primaria a 2012, como muestras de la apuesta educativa del gobierno, considerándola como la base para el desarrollo.

“Nuestro reto es que todos estemos consciente de la necesidad imperante de juntar esfuerzos para impulsar con calidad y calidez los procesos educativos, educando para la vida, comprendiendo los diferentes fenómenos y las causas en leer y escribir, porque el que lee bien, escribe bien, comprende el mundo, y puede entender los cambios”, dijo la Ministra, para luego convocar a la sociedad entera a sumar esfuerzos para desarrollar en los niños “ese potencial lector que se convertirá en un futuro muy cercano en un promotor o promotora de la lectura, convencido de que esta es un elemento fundamental para entender el mundo”.