•  |
  •  |

La familia Orozco Ponce cerró ayer un episodio de angustia y sufrimiento, después que la Jueza Segundo Distrito Penal de Adolescentes de Managua, Miroslava Calero, condenó a seis años de prisión a los seis adolescentes culpables de asesinar al universitario  Evans Omar Orozco Ponce, de 20 años de edad.

Después de dar el fallo, la judicial explicó que dio la pena máxima contemplada en el Código de la Niñez y la Adolescencia, porque valorando las pruebas en su conjunto llegó a la conclusión de que hubo alevosía de parte de los procesados, al quitarle la vida al joven, lo que la llevó a cambiar la tipificación del delito de homicidio a asesinato.

“Todos fueron condenados a seis años. El que le quitó la vida a Evans porque actuó con dolo directo, porque lesionó partes vitales de su cuerpo, porque dio cuchilladas de muerte en partes sensibles como pecho y abdomen, no buscó cómo lesionar la pierna o brazo, sino que tuvo el dolo de quitarle la vida”, dijo la jueza.

 

Dolo indirecto

Los demás procesados por ser coautores, porque participaron golpeando, dando puñetazos, puntapiés, rodeándolo hasta dejarlo en indefensión, explicó la judicial.

“Ellos participan con un dolo indirecto, eventual, pero sí necesario, porque sin la ayuda de ellos, posiblemente Evans hubiera podido salvar la vida”, recalcó.

Calero agregó que la lógica le indica que seis a uno, son mayor en fuerza y número, “por esas circunstancias consideré que hay alevosía y cambié la tipificación de delito de homicidio a asesinato y robo agravado en grado de tentativa”, dijo la juez.

Los familiares de los condenados empezaron a gritar que esa sentencia era producto de la influencia de la familia de Evans, porque lo ocurrido entre los procesados y el fallecido había sido un pleito y no un robo, y que “la muerte del muchacho había sido un accidente”.

 

Fiscalía probó los hechos

Además, expresaron que el fallecido andaba armado. Ante este señalamiento, los familiares del universitario respondieron que eso lo dicen porque no tienen argumentos de defensa, pero la juez se encargó de valorar las pruebas.

“En mi sentencia valoré la prueba conforme a derecho y el Ministerio Público probó sus hechos acusados con testigos; no así la defensa”, dijo al respecto la judicial.

 

Van por reforma

 

Los principales testigos en el proceso fueron los testigos víctimas, aclaró la juez, porque fueron los que estuvieron en el lugar y observaron cuando le quitaron la vida a Evans. Además, su relato fue creíble durante el interrogatorio y contra interrogatorio.

Omar Orozco, padre del fallecido, pidió a Dios resignación en su corazón y en la de su familia ante la ausencia de Evans y pidió perdón para los que le segaron la vida a su hijo. Mientras que los familiares de los condenados expresaron que harán uso del recurso de apelación.

Los demás familiares del universitario agradecieron el apoyo que la ciudadanía les dio y aseguraron que seguirán adelante en busca de las reformas al Código de la Niñez y la Adolescencia.

 

Hechos

Los hechos sucedieron  en mayo pasado, en el sector de la rotonda Rubén Darío hacia abajo, cuando los condenados intentaron robarle el celular al  universitario y éste se opuso. Los agresores lo agarraron a golpes y uno de ellos lo apuñaló, según la acusación del Ministerio Público.