•  |
  •  |

Mientras Marlon Valdivia rompía el silencio guardado durante varias semanas sobre el caso Vienicsa, expresando diversas contradicciones, el ingeniero Carlos Acosta Castellón informaba sobre la negación del Habeas Corpus solicitado en la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de León.
Marlon Valdivia reconoció que había fungido como gerente general de la compañía Vienicsa, y que había sido accionista de la misma, pero desmintió que los US$1.3 millones desembolsados por el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, fueran malversados.
“Con ese dinero se hicieron los movimientos de tierra, se construyó un pozo, se hicieron calles, 58 manjoles, se abrió una carretera y se pusieron las entradas de agua. Se compraron los materiales, se contrató personal y todo fue bajo contratos licitados”, aseguró Valdivia.

Se distanció de Torres
También negó cualquier vinculación con Leonardo Torres, miembro de la Junta Directiva del INSS cuando se aprobó el préstamo.
Esto, a pesar de la conocida vinculación entre ambos en proyectos como la microfinanciera Acodep, ya que son miembros de su Junta Directiva; realizan acciones de promoción de la Universidad Hispanoamericana, de la cual Torres es dueño, y llevan a cabo actividades de la Iglesia Católica.
Valdivia negó que el gobierno y el INSS hubieran intervenido la empresa Vienicsa a través de Francisco López, el tesorero del FSLN, y aseguró que se había hecho una auditoria a través de una compañía llamada Tecnitasa, que demostró el uso “honrado y transparente” de los fondos del INSS.
Esto en abierta contradicción a la denuncia pública interpuesta por el ingeniero Carlos Acosta Castellón, quien aseguró que se inflaron costos, se crearon cargos ficticios, se redactaron contratos falsos y se establecieron salarios para personas allegadas a Leonardo Torres, como su nuera, quien fungía como parte de la Junta Directiva.
En el proyecto en el que según Valdivia no hubo “mal uso de un solo córdoba”, no se construyó una sola vivienda, y solo queda un predio vacío marcado por las irregularidades del terreno.

Reconoce deuda
En cuanto a los US$150,000 que el ingeniero Acosta reclama como parte de la venta de los terrenos donde se debían construir las viviendas, los cuales le pertenecían, Valdivia reconoció que el reclamo era legítimo, ya que la última cuota nunca se le pagó, pero también añadió que eso era responsabilidad de la empresa que compró el proyecto.
“Cuando una compañía compra asume los activos y pasivos de una empresa, así como sus deudas. Si el señor Acosta tiene que reclamarle a alguien, es a los nuevos dueños, no a nosotros que ya no tenemos nada que ver”, expresó.
No obstante, añadió que al ingeniero Acosta “no se le debían US$150,000, porque había que restarle lo gastado en la compra del paso de servidumbre, aspecto que el ingeniero no había mencionado”, concluyó Valdivia.

Juárez niega relación
El inspector general del Ministerio Público, Armando Juárez, negó tener algún vínculo con el caso, aun cuando el ingeniero Acosta denunció que en el proyecto intervino Francisco López con el respaldo de Juárez, quien según él, asesoró a los abogados de López para que impulsaran una orden de captura en su contra.
“Yo no tengo ninguna opinión al respecto. Existen autoridades sobre el tema, yo no tengo ningún vínculo oficial con las instituciones que aparecen allí en el periódico, y no tengo ninguna opinión”, afirmó Juárez.
Mientras, el Fiscal General de la República, Julio Centeno, aseguró que no han recibido una denuncia formal por el caso Vienicsa, y tampoco han recibido algún informe por parte de la Contraloría General de la República, que es la institución encargada de realizar auditorías cuando se trata de bienes del Estado, y menos de la Policía Nacional.