•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua comenzó hoy a celebrar con actividades religiosas y culturales la inclusión de la catedral de León en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco.

El obispo de la diócesis de León, Bosco Vivas, ofreció una misa de agradecimiento por el distintivo otorgado a esa basílica, la más grande de Centroamérica y donde se encuentra la tumba del poeta universal Rubén Darío, el "Príncipe de las Letras Castellanas".

La celebración, cuyo lema es "Nuestra Catedral, Patrimonio Cultural de la Humanidad", y que culmina el 31 de julio, se realiza en la basílica, ubicada en León, la primera capital de Nicaragua y a 90 kilómetros al noroeste de Managua.

La catedral de León fue incluida el 28 de junio pasado en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con sede en Francia.

Durante la semana de festejos, que comenzó con la eucaristía, habrá una exposición de arte sacro, tardes culturales y conciertos, en el atrio de esa sede religiosa.

También se realizarán conferencias magistrales de la historia de la catedral de León y las tradiciones culturales y religiosas de Nicaragua, y se quemará abundante pólvora, según los organizadores.

El 28 de julio se efectuará una procesión con una imagen de Jesús sacramentado y dos días después se espera que el cuerpo diplomático acreditado en Nicaragua recorra la catedral de León y después habrá un concierto con la Camerata Bach, de acuerdo con el programa.

La semana de festejos culminará el 31 de julio con la eucaristía y una procesión por las principales avenidas de León.

La catedral de León, construida entre 1747 y 1825, es una reconocida joya de la arquitectura iberoamericana y uno de los principales edificios de la transición del barroco al neoclásico, con un estilo que puede considerarse ecléctico.

Los planos sobre los que se construyó fueron creados por el arquitecto guatemalteco Diego José de Porres Esquivel.

La ornamentación de la bóveda de su santuario es de gran riqueza. Además, el templo alberga en su interior valiosas obras de arte.

Entre ellas, un altar flamenco y pinturas de las 14 estaciones del vía crucis, realizadas por el artista nicaragüense Antonio Sarria a finales del siglo XIX y principios del XX.

La sobriedad de su decoración interior y la abundancia de luz natural caracterizan esta catedral, que es también un importante centro de atracción turística.

En ella descansan los restos del poeta nicaragüense Rubén Darío (1867-1916), los vates Alfonso Cortés y Salomón de la Selva, el músico José de la Cruz Mena y el prócer de la Independencia de Centroamérica, Miguel Larreynaga.

También la cripta de obispos que han pasado por la diócesis de León y Chinandega, provincias occidentales de Nicaragua.

Fue declarada Patrimonio Nacional en 1983 bajo la administración cultural del poeta y sacerdote trapense Ernesto Cardenal y entre sus ilustres visitantes se encuentran el fallecido beato papa Juan Pablo II, el rey Juan Carlos y la reina Sofía o los grandes duques de Luxemburgo, Enrique y María Teresa Nassau.