•   León  |
  •  |
  •  |
  • END

Quince muertos y siete lesionados graves fue el resultado de un terrible accidente de tránsito ocurrido en el kilómetro 91 y medio de la carretera que circunvala la salida de León.
El fatídico accidente se registró a las 11:20 de la mañana frente al Hotel San Cristóbal, cuando un cabezal blanco, placa internacional C-89915, y la rastra con placa RE 8-461, conducido por Ziro Arsenio Roque, de 37 años y de nacionalidad salvadoreña, intentó aventajar a otro vehículo en su vía de preferencia de norte a sur, e impactó violentamente contra el microbús negro con franjas rojas y verdes, placas LE- 378 conducido por Ernesto Sabino Martínez, de 32 años, que circulaba en sentido contrario a exceso de velocidad, y sobrecargado de pasajeros, que en su mayoría habitaban en el reparto Villa 23 de Julio, en el sector sureste de la Ciudad Universitaria.

Nueve murieron de forma inmediata
Ambos conductores fueron extraídos de las chatarras con sus cuerpos destrozados. La noticia del accidente corrió de inmediato en el sector, y decenas de curiosos junto a familiares y amigos de las víctimas se presentaron al lugar para identificar los nueve cadáveres rescatados del amasijo de hierro por efectivos de la Dirección General de Bomberos en León.
“Ocho lesionados fueron trasladados con pronóstico reservado hacia la Sala de Emergencia del Hospital Escuela “Óscar Danilo Rosales Argüello” (Heodra), en León, y una hora después conocimos que seis personas murieron cuando eran asistidas por los especialistas del centro asistencial”, afirmó el capitán Silvio Martínez, segundo jefe de la Dirección General de Bomberos de León, quien agregó que tuvieron que utilizar herramientas especiales para extraer los cadáveres de varias personas que se encontraban prensados en la chatarra retorcida del microbús y en la parte frontal del cabezal.

Después de las doce del mediodía, decenas de familiares y amigos de las víctimas se aglomeraron en la Sala de Emergencia del hospital para conocer la situación de sus seres queridos, la cual sobrepasó su capacidad de atención, y las autoridades implementaron un plan de emergencia para controlar la situación.
Respuesta inmediata de trabajadores de la Salud
El doctor Ricardo Cuadra, director del Heodra, en León, se encontraba satisfecho con la respuesta inmediata de los trabajadores de la Salud, que respondieron al llamado de emergencia, y pudieron brindar la atención médica ofrecida a los pacientes en menos de 45 minutos.
“Lamentamos mucho lo ocurrido. Éste es uno de los peores accidentes de tránsito que hemos tenido en la historia aquí en el hospital y en León. Esperamos que los familiares sepan que tenemos dolor igual que ellos. Lo que más nos duele son los tres niños que fallecieron. Es uno de los desastres más graves que hemos tenido en este hospital y en la historia.”, refirió Cuadra.

Según el funcionario, aún permanecen ingresadas seis personas, sumamente graves, y se valora la posibilidad de trasladarlos hacia el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, de Managua. Entre los fallecidos se encuentran: Petrona Lucía Salvo Montes, Edda del Socorro Barahona, de 34 años; Julissa Tamara Hernández Martínez, de 13; Itati Anaís López Saborío, de tres años; Ernesto Sabino Martínez, de 32; Fernando Dimas Caballero González, de 63; Abishay Emmanuel Tercero; Yoseling Yuliet Montes Hernández, de 8 años; Tatiana Salvatierra, de 25; Gloria Elena Canales, de 30, y su hija Sindy Mareling Arcia Canales, de dos años y medio; Manuel Alexander Reyes Téllez, de 17; Francis Raquel Membreño Montoya, de 16, y Ziro Arsenio Roque, de 37años (salvadoreño).
El doctor Ricardo Cuadra mencionó que a nivel central el Ministerio de Salud (Minsa) suministró sangre al hospital para hacer frente a las cirugías de emergencia. Cuando se desarrollaban tres cirugías de pacientes accidentados falló el fluido eléctrico en el centro asistencial, sin embargo, resolvieron la situación con una planta energética.
Por su parte, el comisionado mayor Douglas Zeledón, jefe de la Policía de León, aseveró que este accidente de tránsito es el más fuerte, dramático y grave que se ha registrado a nivel nacional en lo que va del año. “De manera preliminar creemos que el accidente se produjo por la explosión repentina de una llanta del cabezal, lo que lo obligó a invadir el carril contrario e impactar de frente contra el microbús, que tristemente quedó arrinconado en el costado derecho de su vía de preferencia, en donde murieron nueve personas”, dijo.

Muchos accidentes en la zona
También señaló que el “by pass” es un tramo de carretera internacional en donde constantemente se registran accidentes fuertes, a pesar de la presencia de motorizados que cubren y previenen este tipo de sucesos.
“Desgraciadamente no siempre se puede prever lo que pasará, y tenemos que lamentar este hecho que de verdad enluta a las familias leonesas”, afirmó.
Agregó que la modernidad y el desarrollo urbano de la ciudad exigen a las instituciones proveer de semáforos preventivos que disminuyan los accidentes, sin embargo, la Alcaldía tiene sin funcionar desde hace un año dos semáforos instalados en esta carretera. El microbús involucrado en el accidente pertenecía a la Cooperativa Alianza Laboral, R.L, (COALA), y cubría la ruta de la Villa 23 de julio hasta el reparto La Providencia.
Hoy, a las nueve de la mañana, en la Basílica Catedral de León, monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, oficiará una misa dedicada a las víctimas.
Algunos testimonios
“El cabezal quiso esquivar una bicicleta y por esa razón invadió el carril contrario e impactó frontalmente contra el microbús que circulaba a exceso de velocidad de norte a sur, totalmente cargado de pasajeros”, dijo el señor José Florencio Reyes Delgado, propietario del microbús y habitante del reparto Villa 23 de Julio, quien lamenta la muerte de su hijo Manuel Alexander Reyes Téllez, de 17 años, cobrador del automotor, quien murió junto al chofer Ernesto Sabino Martínez, de 32 años, y junto a trece personas más.
Uno de los casos más dramáticos fue la muerte de la señora Gloria Elena Canales, de 30 años, y la de su hija Sindy Mareling Arcia Canales, de dos años y medio. Según su tía materna, Mercedes Florentina Castellón, madre e hija, regresaban del mercado porque andaban haciendo algunas compras. Ella decidió llevarse a su hija para que la acompañara. “Somos habitantes del primer andén del reparto Villa 23 de Julio en esta ciudad”, dijo.
“La señora Edda del Socorro Barahona, de 34 años, deja en la orfandad a tres niños menores de seis años y era madre soltera. Venía de hacer un mandado en el centro de la ciudad”, expresó Eva Zapata, prima hermana de la infortunada.
Cabe destacar que al momento de la emergencia se atendieron en el hospital a personas politraumatizadas por el terrible acontecimiento: Edgard Antonio Urtecho Meléndez; Axel Vargas Orozco y Keyling García Ibarra, ambos de 20 años; José Adán Martínez, de 36; Aída Luz Urbina, de 24; Luz López, de 40 años, y Abigail Enmanuel López García, de 20 meses.