•  |
  •  |

El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, llamó ayer “somocistas” a los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, y dijo que “nadie le puede prohibir que use la palabra cristiano”.

El presidente insistió en decir que “no está vedado” que los partidos políticos se llamen social cristiano o democracia cristiana, e incluso hizo referencia a la canciller de Alemania, Angela Merkel, quien “está ahí por el partido de la democracia cristiana, y eso hasta el Vaticano lo reconoce”, dijo. También habló del partido del diputado Agustín Jarquín, Unidad Demócrata Cristiana.

“La Iglesia lo ve como algo normal, no lo ven como una invasión a sus funciones, y está la internacional demócrata cristiana, donde hay un montón de partidos políticos del mundo que están afiliados allí”, dijo Ortega, en un discurso que ofreció luego de verificar su circunscripción domiciliar de votación, en el último día de la Verificación Ciudadana Masiva.

“Legal, legal, legal, nadie puede prohibir que use la palabra cristiano, nadie. El Vaticano nunca ha dicho una sola palabra…”, agregó el presidente.


“Dios nos libre” de la Conferencia Episcopal
Ortega recordó que en la época somocista de 1959, los miembros de la Conferencia Episcopal de ese entonces nunca se pronunciaron sobre la masacre de los estudiantes en León, el 23 de julio, y que, además, demostraron su tendencia somocista cuando enterraron a Anastasio Somoza, como un Príncipe de la Iglesia.

“¿Ustedes creen que la Conferencia Episcopal de aquel entonces condenó la masacre? Ni una palabra, si todos ellos eran somocistas, somocistas hasta los tuétanos, hasta al grado que cuando muere (Anastasio) Somoza, ajusticiado por Rigoberto López Pérez, lo enterraron con honores de Príncipe de la Iglesia. Al asesino le dieron honores de Príncipe de la Iglesia, hasta dónde llegaba esa Conferencia Episcopal. ¡Dios nos libre!”, expresó rimbombante el presidente Ortega.

Verificación masiva “sin precedente e histórica”
En otra parte de su discurso, afirmó que la verificación ciudadana que se realizó este fin de semana, “tuvo una afluencia masiva sin precedente e histórica”.

El mandatario nicaragüense llegó poco antes de las 6:00 de la tarde a la mesa de verificación, ubicada en el extremo suroeste del Parque El Carmen, donde le corresponderá votar el próximo 6 de noviembre, día de las elecciones nacionales.

Mientras los miembros electorales lo verificaban en el padrón, el presidente Ortega explicó ante los medios de comunicación, que por Decreto Legislativo las cédulas de identidad vencidas están vigentes hasta 2012.

Para ofrecer su ejemplo, el presidente presentó su cédula de identidad, que aún conserva el formato viejo, y está vencida desde 2006.

Por otra parte, justificó la evidente presencia de los simpatizantes sandinistas en los Centros Votación Ciudadana, CVC, diciendo que “el Frente Sandinista tiene todo el derecho de participar en estas verificaciones y nadie puede hacer escándalo”.

También, omitiendo las detenciones y agresiones contra algunos fiscales de los partidos opositores --que se presentaron a los CVC a observar el proceso--, Ortega dijo que esta verificación se caracterizó por la paz.

El presidente Ortega también relató que el sábado mantuvo un encuentro con su amigo y homólogo venezolano, Hugo Chávez, y con el líder cubano, Fidel Castro, en La Habana.

En imágenes publicadas en un medio de comunicación oficialista, Chávez aparece siempre sonriente, vestido con ropa deportiva y con menos peso.  

En el encuentro también participó la primera dama Rosario Murillo, y miembros del gabinete ministerial venezolano.

Ambos mandatarios se reunieron luego que Ortega participara en El Salvador, el viernes pasado, de una cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana, SICA.


Chávez en Caracas
Chávez, quien regresó este sábado a Caracas tras pasar una semana en La Habana, afirmó que los análisis que se le realizaron en Cuba no hallaron presencia de células malignas en su cuerpo, pero señaló que debe seguir el tratamiento, porque el riesgo aún existe. El mandatario venezolano es tratado de un cáncer que el propio Chávez reveló el pasado 30 de junio.