•  |
  •  |

El cardenal Miguel Obando y Bravo, Obispo Emérito y Coordinador de la Comisión de Verificación, Reconciliación, Paz y Justicia en el gobierno de Daniel Ortega, reaccionó molesto ayer en relación con las críticas vertidas recientemente por monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de Managua.

Obando y Bravo aclaró que el trabajo que desempeña desde el gobierno,  lo hace desde su carácter personal, “no lo estoy haciendo en nombre de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, estoy claro que esta institución tiene su propio punto de vista, somos respetuosos, y el gobierno también es muy respetuoso”, expresó.

Agregó que las diferencias y los problemas, que aparentemente existen entre algunos representantes de la Iglesia Católica, es probable que se resuelvan satisfactoriamente.

“Ojala que nosotros podamos arreglar nuestros problemas siempre por cauces civilizados, porque tenemos que saber dominarnos --como dice el Apóstol Santiago: todos tenemos la lengua y es difícil controlarla--, algunas veces algunos, no todos, podemos pasarnos, porque la lengua tiene doble cerco: los dientes, los labios, y si nos descuidadnos, como dice el apóstol Santiago, pueden hacer mucho, pero no me refiero a la Conferencia Episcopal, sino a alguno que habla ahí, parado como cosa propia”, expresó, en clara alusión al Obispo Auxiliar, monseñor Silvio Báez.

No hablar a priori de fraude

El cardenal Obando y Bravo sostuvo que él no ve malo ofrecer sus servicios al gobierno, “creo que es una buena obra, interesarse para que los pobres tengan una lamina de zinc, son personas del campo. Yo he recorrido miles de kilómetros por las carreteras, es bueno que las personas tengan escuelas y centros de salud, creo que esto es digno de encomio”, aseveró este domingo después de participar de la eucaristía pontifical celebrada con el clero de la diócesis de León, en la Basílica Catedral.

En cuanto al proceso electoral y a los señalamientos que reiteradamente hacen los partidos opositores al gobierno, y de la misma sociedad civil, el cardenal Obando y Bravo expresó que no se puede hablar en estos momentos a priori de que hay un fraude, “espero que estas elecciones sean serias y honestas, donde el ciudadano se exprese a través del voto libremente, pero no podemos hablar a priori de que hay un fraude, creo que sería poca seriedad”, detalló.

Las fiestas de celebración por la inclusión de la Basílica Catedral como Patrimonio Mundial, iniciaron este domingo 24 de julio y se extienden hasta el 31 de julio, acompañadas de actividades recreativas, religiosas y culturales, con la participación de distintos sectores de la sociedad.

Brenes conciliador

Por su parte, el Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes, afirmó al respecto que “al Cardenal le pidieron una invocación en la actividad, y se retiró luego de hacerlo. No queremos que se diga que hay una Iglesia divida, al contrario, estamos muy unidos”.

Agregó que respeta la opción del Cardenal de querer participar en actos del gobierno, pues es una opción personal. “Es un amigo, sacerdote, y me ordenó. Mantenemos una relación de mucho respeto, y por parte de todos los obispos lo respetamos, además, que para hacer una bendición no es necesario consultar”.

Otros religiosos mantienen críticas

Monseñor Rolando Álvarez expresó que Nicaragua necesita personas con principios y valores, y que lamenta que existan personas que venden su prestigio y el de su familia, además de otros que venden su historia.

Advirtió que “no podemos referirnos a personas en particular, porque sería juzgar la conciencia y sería totalmente inadecuado, los principios universales que mueven la predicación de la Iglesia es que busquemos el tesoro escondido que son los valores evangélicos, honestidad, transparencia, verdad, justicia y libertad, y perder el miedo a todo tipo de condicionamiento y coacción externa, y actuar según esos principios y la enorme tradición histórica y cultural que tiene el nicaragüense”.

Dos pastores

Entre tanto, al finalizar la Eucaristía en la Catedral de Managua, el padre Edgard Estrada hizo un llamado a los fieles católicos a verificarse para que puedan ejercer su derecho al voto, y siguiendo la línea del monseñor Báez, agradeció a Dios porque la Iglesia tiene dos pastores que son los guías autorizados: monseñor Brenes y monseñor Báez.

“Dios es orden, la Iglesia es orden y está unida. No nos confundamos, la voz de nuestros pastores es la voz de nuestros obispos de la Conferencia Episcopal y en la Arquidiócesis de Managua: monseñor Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez”, puntualizó el sacerdote.