•  |
  •  |

Para Ana María Pizarro, directora del Sistema Integral para la Mujer, SI Mujer, y miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres, las denuncias contra el Instituto de Medicina Legal “son incuestionables, porque los dictámenes se acomodan según quien sea el agresor y se cambian”.

Pizarro lamentó que hayan corrompido al IML, al igual que a todas las instituciones del Estado, por ser quienes aportan las pruebas científicas en los procesos judiciales.

Juanita Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, expresó que desde el momento en que tocaron las altas estructuras del IML para favorecer con un dictamen forense a Arnoldo Alemán, la corruptela empezó a minar esa institución.

Todo comenzó con favores políticos
“Todo empieza por favores políticos, después se degenera en todo”, refirió Jiménez.

Las influencias externas y presiones para que los dictámenes sean de una manera o de otra lo vemos en la Corte, en los Juzgados y en Medicina Legal, agregó Pizarro.

Jiménez refirió que esperan los resultados de la comisión integrada por las magistradas Yadira Centeno y Ligia Molina, y por el magistrado Edgar Navas, que está investigando la corrupción denunciada de forma anónima por funcionarios forenses, por temor a perder sus puestos de trabajo, pero ven que se están ejerciendo mecanismos de presión neutralizando a los propios denunciantes.