•  |
  •  |

Por tercera vez en el año, las autoridades de la Alcaldía de Managua, ALMA, pidieron al Concejo una reforma presupuestaria que fue rechazada por los opositores, ya que aseguran responde a fines políticos.

El nuevo monto que esperan conseguir es de 43 millones de córdobas, que justificaron como urgentes para la ejecución de proyectos de emergencia.

Actualmente la cifra se mantiene en 1,771 millones 402 mil 776 córdobas, luego que a inicios de 2010 la cantidad destinada para gastos de este año comenzara en 1,563 millones 560 mil 866 córdobas.

Aunque este año las precipitaciones fuertes han sido solo tres y la cantidad de barrios afectados bajó de 57 en 2010 a 35, las autoridades consideran urgente la ejecución de obras amortiguamiento para evitar futuros inconvenientes.

Opositores critican
Esta petición valió el enojo de los concejales opositores, quienes resaltaron proyectos como la micropresa Ayapal, la cual cuenta con presupuesto desde 2008, pero siempre los fondos se destinan a otras áreas y no se ejecuta.

Las justificaciones sobran para las autoridades, quienes siempre tienen una respuesta a las denuncias de los concejales opositores.

Esta vez el liberal Leonel Teller y el conservador Luciano García decidieron colocarse de espalda, mientras súbitamente el secretario general de la comuna, Fidel Moreno, llegó a la sesión a presentar una propuesta integral para tratar de mejorar el problema de las inundaciones en la capital.

En la misma sesión se presentó el segundo informe trimestral de gestión, en el que, increíblemente, resaltan que de los 134 proyectos presupuestados para este año, 108 están en ejecución y 34 terminados completamente.

Mientras tanto, Moreno señaló que “gracias” a que se hizo exclusión de procedimientos se pudo comprar maquinaria. De 2009 hasta la fecha 600 millones de córdobas han pasado como exclusión de procedimientos.

“La CGR avaló la compra de equipos por licitación directa”, señaló Moreno.

Durante la sesión, un grupo de pobladores del barrio “Juan Emilio Menocal”, del Distrito II, se presentaron a protestar, ya que señalan que 53 casas están en riesgo de quedar bajo tierra si se derrumba un cerro aledaño.

Moreno señaló que se trabajará en pro de reubicar a estas familias, y resaltó que esta temporada lluviosa les ha dejado 500 viviendas anegadas, 16 casas semidestruidas, tres destruidas y 36 familias albergadas, para lo cual se tuvo que habilitar el polideportivo España como centro de refugio.