•  |
  •  |

La ministra del Ambiente y Recursos Naturales, Juana Argeñal, confirmó el riesgo que representa el estado actual del Cerro Motastepe como consecuencia de la explotación irracional.

Hasta ahora no hay un diagnóstico oficial definitivo de la problemática ambiental vinculada al Motastepe, pero informó que el trabajo en ese sentido avanza por medio de una comisión interinstitucional que, además de la visita al terreno, ya se ha acercado a la población de Ciudad Sandino y del sector de Las Piedrecitas para exponerles los peligros reales.

Dijo que en el cono sureste es donde existe el mayor problema, y aseguró que ya personal del Instituto Nacional de Estudios Territoriales, Ministerio de Transporte e Infraestructura, Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, y del Sistema Nacional de Prevención y Atención a Desastres,  ha sido asignado para “tomar las medidas”, entre las que mencionó hacer una “regulación gradual de la extracción arenera”.

Argeñal explicó que lo que está pasando en el Cerro Motastepe es fruto de la “extracción sin regulación que se permitió en el pasado”.

Todo se hizo al revés

Señaló que hicieron los cortes de forma transversal y de abajo hacia arriba para facilitar la labor de explotación, cuando lo correcto era “haber venido del cono hacia abajo, pero no se hizo”, expuso.

Las declaraciones de Argeñal se dan poco después de que el gerente de Arenas Nacionales, empresa que goza de la concesión para el aprovechamiento de la más importante mina de arena de la capital, dijera a EL NUEVO DIARIO que en el proceso no había problema alguno, y que era muy remota la posibilidad de que se presentara una eventualidad que pusiera en riesgo la vida de los ciudadanos de los alrededores.

Organismos ambientalistas y la población misma desde junio de este año, a través de EL NUEVO DIARIO, advirtieron temor por la debilidad de la estructura, precisamente tomando en cuenta que la forma como se venía aprovechando no era la correcta, lo cual, finalmente, fue reconocido por la ministra del ambiente.