•  |
  •  |

Nicolás Eyzaguirre, Director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional, FMI, dijo que las condiciones económicas de Nicaragua son  apropiadas para continuar con un nuevo programa económico con este organismo multilateral, sin embargo, reconoció que la deuda  de los países de la región, incluyendo Nicaragua, debe empezar a moderarse.

Explicó que si los países reducen sus deudas y las utilizan como reservas,  tendrían más espacios para contrarrestar la eventualidad de una crisis como la que ocurrió en 2009.

El déficit Fiscal

Según el funcionario, otra de las cosas que deben hacer los países como Nicaragua, es reducir el déficit fiscal. Detalló que si no se siguen estos pasos, “no tendríamos espacio de maniobra para hacerle frente a otra crisis, no tendríamos esos mecanismos de defensas”.

La deuda externa de Nicaragua, según datos del Banco Central de Nicaragua BCN, al finalizar 2010, ascendía a US$3,876 millones, frente a US$3,660.9 millones al finalizar 2009, es decir, que en el período de 2009 a 2010, la deuda externa de Nicaragua se incrementó en US$216 millones.

Explicó que todos los países de la región están tomando medidas de fortalecimiento de capital y de liquidez del sistema financiero, para que estos “sean resistentes ante una eventualidad en el surgimiento de turbulencias”, añadió.

Nicaragua no tiene capacidad de pago

Consultado al respecto el economista Cirilo Otero, explicó que lo que preocupa al FMI es que Nicaragua sigue siendo un país pobre altamente endeudado, y eso significa que no puede tener préstamos comerciales, sino concesionales, “porque no tenemos capacidad de pago”.

“En ese marco, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, ha desarrollado una política de facilitar préstamos de carácter institucional, y, efectivamente, lo que al FMI le preocupa es el proceso de endeudamiento concesional de estos países. En el caso de Nicaragua hay una preocupación doble por la cooperación de Venezuela, ya que Ortega ha decidido no incluirlo en el presupuesto de la república”, explicó Otero.

Es por eso --según el economista-- la preocupación del FMI de que Nicaragua siga consiguiendo recursos y se siga endeudando.

“El FMI reconoce que Nicaragua ha sido un país que a pesar de la crisis se mantuvo bien dentro del programa, pero insisto, que a ellos (FMI), le interesan tres cosas: que no haya inflación, mantener reservas internacionales y que sigamos pagando la deuda externa”, manifestó Otero.

El superintendente de Bancos y otras Instituciones Financieras, Siboif, Víctor Urcuyo, indicó que es necesario mejorar el déficit fiscal. Aunque manifestó que “en cuanto al sistema financiero de Nicaragua estamos muy bien, porque tenemos una supervisión proactiva, hay confianza en el sistema, tenemos un modelo de supervisión adecuado”.

El representante del FMI en Nicaragua, el argentino Gabriel Di Bella, destacó que la actividad económica del país sigue creciendo relativamente sólida, la inflación sigue manteniéndose bajo control, y las cuentas fiscales están en línea con lo que se había establecido en el programa, aunque hay elementos externos que están incidiendo negativamente en  el país.

Mantener gasto público bajo control

Al finalizar la X Conferencia Regional de Centroamérica, Panamá y la República Dominicana del FMI, los participantes emitieron una declaración final en la que aconsejan, entre otras cosas, que el proceso de consolidación en la mayoría de los países debe centrarse en mantener el gasto público bajo control, aumentar su eficiencia y productividad, y en redoblar los esfuerzos para incrementar los ingresos fiscales.