•   Corresponsal END / San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |

La campaña “1+1 hacemos Costa Rica” fue oficializada por la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), la cual está dirigida a usuarios y trabajadores de esta entidad, con el objetivo de visualizar el “aporte positivo” de los inmigrantes en el país.

La campaña fue desarrollada con fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, bajo la dirección de la DGME, el Centro de Derechos Sociales del Migrante, Cenderos, y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, Unfpa.

La campaña incluye un spot, afiches y una cuña, a utilizarse como mensaje telefónico de recibimiento para las personas que llaman a la DGME.  Se tituló 1+1, basándose en la canción original del grupo costarricense La Escafandra y con la que se musicalizó el mensaje.

“Con esta campaña, la DGME muestra una ruptura histórica del paradigma en cuanto a la gestión migratoria, pues posiciona la migración desde un enfoque de derechos”, expresó Patricia Salgado, Representante Auxiliar del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa).

Esta propuesta de comunicación se enmarca dentro de las estrategias de la Dirección de Integración y Desarrollo Humano, nueva unidad que a partir de febrero del presente año, forma parte de la DGME, y la encargada de cumplir lo establecido en la Ley General de Migración, en relación con el tema de la integración de la población nacional, migrante y refugiada.

“Desde esa perspectiva, el objetivo general de la campaña es sensibilizar a las personas usuarias y funcionarios de la DGME en relación a los aportes positivos de las personas migrantes en Costa Rica, fortaleciendo la política de integración de la Dirección de Integración y Desarrollo Humano (DIDH), indicó Freddy Montero, subdirector de Migración y encargado de la DIDH.

Por su parte, Kathya Rodríguez Araica, Directora de Migración, explicó que específicamente con la campaña 1+1 se procura fortalecer las acciones de la DIDH con un enfoque de interculturalidad y respeto de los derechos humanos, así como construir una visión del fenómeno migratorio desde una perspectiva de desarrollo humano, eliminando estereotipos negativos contra la población migrante y refugiada.