•  |
  •  |

Las 100 mil toneladas de  trigo que donará Rusia a Nicaragua y que será manejada por “una de las Albas”, si se venden a precio de mercado, equivaldrían a 28.3 millones de dólares, estimó Ermis Morales, Presidente de la Cooperativa de panificadores de Nicaragua, Copan.

Alba Caruna es una cooperativa privada que maneja recursos provenientes de la cooperación externa para el Estado, generando las más insólitas utilidades, en tal magnitud que sirven a las necesidades asistenciales de los gobernantes, incluyendo sobresueldos a empleados públicos, préstamos para el sistema energético y adquisiciones  para la familia gobernante de medios de comunicación, y de cualquier bien imaginable.

“En el mercado internacional, la tonelada de trigo tiene un precio de 283 dólares, entonces la donación equivale a 28 millones de dólares, así de claro”, manifestó Morales.

El viernes pasado, el consejero económico de la embajada de Rusia en Nicaragua, Nicolay Vlasov, señaló que las 100 mil toneladas de trigo que donará Rusia a Nicaragua serán manejadas por una de las Albas y no cabe duda que se trata de Alba Caruna.

“El tipo de trigo que hemos destinado se aprovecha en nuestro país, se usa en las panaderías, y aquí se podrá usar sin ningún temor”, indicó el diplomático.

Bien pudiera ser para capital semilla

Morales detalló que si el gobierno de verdad tiene la voluntad de beneficiar al pueblo de Nicaragua, debería utilizar esos recursos, provenientes de una donación, para crear un capital semilla que sirva para reconvertir un tercio de la industria panificadora.

O bajar precio de harina

La otra propuesta que el dirigente lanza al gobierno es que esos recursos podrían servir para reducir el precio de la harina hasta en un 50%, por lo menos en los próximos 10 meses.

El quintal de harina en el mercado local ronda los 800 córdobas. “Eso sí tendría un gran impacto en la economía nicaragüense, en la economía de los más pobres, porque el pan se vendería más barato”, expresó.

Morales indicó que se debe aclarar si es una donación al partido de gobierno o al pueblo de Nicaragua. “Si es una donación al pueblo de Nicaragua,  lo mejor es abaratar los precios de la harina o incorporar esos fondos al presupuesto”, destacó el dirigente de la industria panificadora.

El consorcio privado paraestatal opera  como un superministerio de comercio exterior e interior.

Alba Caruna será la responsable de financiar a nueve cooperativas la adquisición de 250 buses procedentes de Rusia; financiará, además, el cultivo de 1,600 manzanas de algodón.

Una cooperativa única en el mundo

Algunos economistas consultados por EL NUEVO DIARIO sostienen que Alba Caruna tiene privilegios y realiza operaciones que ninguna cooperativa en el mundo puede hacer.

Para el economista Adolfo Acevedo, el papel de Alba Caruna es bien discutible. “Ellos aparecen como intermediario en el negocio del petróleo, manejan 500 millones de dólares anuales provenientes de la cooperación petrolera, esas operaciones no las realiza una cooperativa normal y para mí es obvio que esa no es una cooperativa y además ahora es intermediaria de toda cooperación que viene en calidad de donación”, indicó Acevedo.

Antenor Rosales, Presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, ha manifestado que Alba Caruna es una cooperativa como cualquier otra y que se regula como tal.

Para el economista René Vallecillo, Alba Caruna actúa como una empresa privada que se lucra porque realiza actividades que crean mucha riqueza. “Con estas acciones se desnaturaliza su esencia de cooperativa que es beneficiar a sus asociados, pero en este caso es para beneficiar a unos cuantos allegados al partido de gobierno”, indicó el economista.

Privatizan donaciones

A juicio de Vallecillo, el gobierno utiliza a esta institución (Alba Caruna) para privatizar las donaciones provenientes del exterior. “Con los gobiernos anteriores, los recursos generados por donaciones generaban un fondo de  contravalor que iba destinado al presupuesto de la República,  y aquí sucede lo contrario, los recursos provenientes de las donaciones se privatizan en beneficio de unos cuantos”, expresó.

“Esta es una privatización a gran escala de la cooperación dirigida al pueblo de Nicaragua”, manifestó el economista.

Para Acevedo aún no está claro cuál será el papel de Alba Caruna. “No sé si solo va a distribuir la donación y hacer lo que hace el Estado, recopilar un fondo de contravalor que se utiliza para financiar algunas actividades gubernamentales”, indicó.

El dirigente de los panificadores, por su parte, demandó al gobierno que si la donación de Rusia es para el pueblo, alguien tiene que administrar esos fondos para que tengan un impacto en la economía y “quién mejor que los panaderos”.

La compañía rusa que se encargará del suministro, de nombre “Compañía Unida de Grano”, se encargará de precisar los plazos en que llegarán las 100,000 toneladas del trigo descrito.