•  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional reveló que un oficial de esa institución que trabajaba encubierto dentro de las filas del narcotráfico, murió durante un intercambio de disparos en Las Lajas, en el departamento de Rivas, el pasado sábado.
Se trata del subinspector Rómulo Antonio García Velásquez, originario del municipio de Chinandega, quien recibió un balazo en el corazón durante un intercambio de disparos entre dos bandas de narcotraficantes que se disputaban un fuerte cargamento de drogas, según lo detalló la Directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera.
La Primera Comisionada no dio mayores detalles sobre la muerte ni sobre las actividades que desarrollaba el oficial encubierto que en las filas del crimen organizado era identificado con el seudónimo de “Memo”.
Según la comisionada Granera, “Memo” pertenecía a la Dirección de Operaciones Encubiertas de la Policía Nacional, una dependencia que no está identificada dentro del organigrama de la institución policial.
“Su jefe inmediato y yo éramos los únicos contactos que tenía el compañero Rómulo”, detalló Granera, quien aseguró que ni los miembros de su familia ni sus compañeros de la misma Policía tenían idea del trabajo que realizaba García Velásquez.
Choque con banda roba droga
Extraoficialmente se conoció que Rómulo trabajaba encubierto en una estructura del narcotráfico internacional, y que el enfrentamiento se produjo cuando esa agrupación chocó contra una banda de delincuentes a la que pertenecen los hermanos Luis y Pedro Molina Moretti, que se dedican a interceptar y robar cargamentos de droga al narcotráfico internacional.
“Memo” estaba en la agrupación de narcotraficantes cuando la banda de los Moretti intentó robar el cargamento de droga, registrándose un intercambio de disparos en el que el policía encubierto resultó con un balazo en el corazón.
Una fuente de la Dirección Antidrogas de la Policía Nacional reveló a EL NUEVO DIARIO, que la agrupación a la que pertenecía “Memo” estaba vinculada con el guatemalteco Luis Ángel González Largo.
Homenajes

La Policía Nacional rindió homenaje póstumo al subinspector Rómulo Antonio García Velásquez, quien fue ascendido al grado de Inspector, mientras que el Presidente de la República, Daniel Ortega, le otorgó la Medalla al Valor, subcomisionado Juan Ramón Tórrez Espinoza, por el cumplimiento al deber.
La jefa policial resaltó la vida del inspector García Velásquez, y confirmó que muchos policías encubiertos han fallecido, y debido a su trabajo anónimo, nunca han recibido el reconocimiento público para no afectar el trabajo que realizan ni al resto de policías encubiertos que se encuentran en las entrañas del crimen organizado.
“Éste es un homenaje al compañero García Velásquez y a todos los policías anónimos”, afirmó Granera, durante un homenaje póstumo que la Policía rindió al oficial caído. “Centenares de Policías infiltrados penetrando las bandas criminales, organizaciones del narcotraficantes y las pandillas juveniles. Esos hombres y mujeres son como el viento, que los sentimos, pero no los podemos ver, son los que nos dan la información que nos permite operar, dar los golpes certeros y mantener los niveles de seguridad que tiene Nicaragua”, dijo Granera.
La jefa policial negó que García Velásquez haya sido descubierto por los narcotraficantes y que murió en un operativo en el que tenía entre cuatro y cinco días trabajando.
Granera calificó a García Velásquez como “extraordinario compañero”, y señaló que su trabajo encubierto dentro del narcotráfico, “permitió dar golpes certeros contra el crimen organizado”.
Hoy será sepultado
El inspector Rómulo Antonio García Velásquez, caído en cumplimiento del deber en el departamento de Rivas, fue velado en la ciudad de Corinto, y hoy será sepultado en el cementerio de Chinandega donde descansan sus progenitores.
Familiares y gran cantidad de amigos se congregaron en la vivienda ubicada en la segunda calle del barrio Isla del Amor, para patentizar el cariño al oficial que desde 1980 sobresalió dentro de las filas de la Policía Nacional.
Irving Larios, originario de Corinto, y director del Instituto de Investigación y Gestión Social (Inges) dijo consternado a EL NUEVO DIARIO que desde su niñez, García Velásquez fue su mejor amigo, por lo que dio fe de su valentía y entrega total a las tareas encomendadas por la Policía Nacional.
“Murió combatiendo al narcotráfico internacional, Rómulo no buscaba cargos, era un hombre que estaba convencido de la importancia de su misión para salvar al país y ayudar a los más pobres”, dijo Larios.
EL NUEVO DIARIO envía sus condolencias a familiares del inspector Rómulo Antonio García Velásquez y a los miembros de la Policía Nacional.