•  |
  •  |

Diferentes voces rechazaron la utilización de los colegios públicos como púlpitos electoreros para promover la reelección del presidente Daniel Ortega, tal como lo admitiera el secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda, bajo el argumento de que en cualquier espacio social se vale hacer política.

Mauricio Zúñiga, Director Ejecutivo del Instituto para el Desarrollo y la democracia, Ipade, opinó que si eso realmente está ocurriendo, estamos frente a un delito que ameritaría la investigación de oficio de parte de la Fiscalía Electoral, con cuyo titular, Armando Juárez, EL NUEVO DIARIO intentó sin éxito hablar sobre el tema.

Zúñiga consideró que corresponde a los partidos en contienda interponer la denuncia.

De 30 a 180 días de arresto es el castigo para quienes usen bienes estatales para fines de propaganda política, recordó Zúñiga, citando la Ley Electoral.

Por su parte, Luisa Molina, de la Coordinadora Civil, calificó el proselitismo en las escuelas como un total abuso del partido que ostenta el poder. El Estado “no es de un partido político, sino de todos los nicaragüenses”, dijo, y le recordó al gobierno su rol de garante de la institucionalidad y del derecho a la pluralidad bajo la cual debe regirse la Educación en el país, según lo establece la Ley General de Educación.

“El sindicato no es dueño de las escuelas”, su función es defender los derechos de los educadores, y las escuelas no son sitios para politiquería, agregó Molina.

También Rosa María Vivas, Directora Ejecutiva del Foro Eduquemos, instó al Frente Sandinista a abstenerse de utilizar espacios educativos y a los niños para su campaña, porque se entiende como “una forma de manipular e insertar una doctrina”, e hizo un llamado a no instrumentalizar la educación.

Para Elba Rivera, profesora miembro del grupo internacional W8 es “anti ético” que el partido gobernante se aproveche de su vía libre en los colegios para promover el voto a favor de su candidato.

“No creo que le van a permitir a otro partido hacer lo mismo”, cuestionó, por considerarlo un acto “irrespetuoso” y violatorio de los derechos de los menores.

Rivera llamó a los padres a estar atentos para no permitir que sus hijos sean usados.  “Hay que despertar como sociedad”, recomendó.